Motivarse a uno mismo repitiéndose “puedo hacerlo mejor la próxima vez”, o imaginándose venciendo su propia marca, mejora el rendimiento deportivo, pero este sistema puede aplicarse a muchas otras áreas de nuestra vida…

El principio de “mente sana en cuerpo sano” podría complementarse, con el de una mente confiada, cuerpo más sano, según las últimas investigaciones sobre la preparación psicológica positiva aplicada al deporte, cuyos resultados también podrían extrapolarse a otras áreas de la vida personal.

Pensar “¡puedo hacerlo mejor!” realmente puede mejorar el rendimiento físico de la persona que piensa eso, según un trabajo publicado en la revista ‘Frontiers in Psychology’, destinado a identificar cuáles son las técnicas de motivación más eficaces, efectuado en el Reino Unido a través de internet y en el que participaron más de 44,000 personas.

El profesor Andrew M. Lane y un equipo del BBC Lab UK , (www.bbc.co.uk/labuk) el laboratorio en línea de la televisión pública británica, investigaron qué habilidades psicológicas pueden ayudar más a la personas a mejorar sus puntuaciones cuando participan en juegos digitales conectados a la Red.

Los métodos de automotivación analizados fueron la ¡charla con uno mismo!, las imágenes mentales y una técnica de planificación basada en plantearse qué haría según doctor Lane, investigador del rendimiento del ejercicio deportivo, en la Universidad de Wolverhampton (www.wlv.ac.uk) .

Los investigadores comprobaron que las personas que recurrieron a la autoconversación, repitiéndose mentalmente frases como “¡puedo hacerlo mejor la próxima vez!”, jugaron mejor que aquellos que no aplicaron este método, según los investigadores británicos. Las mayores mejoras en el rendimiento se observaron cuando los participantes se repetían mentalmente “¡puedo batir mi propia marca!” o “¡puedo reaccionar más rápido esta vez!”, o bien se imaginaban a sí mismos jugando y batiendo su propia marca, o jugando y reaccionado mas rápido que la vez anterior, según la BBC y Wolverhampton.

Los expertos también comprobaron que el rendimiento de los participantes mejoraba al visionar previamente unos videos motivacionales, en los que recibían sugerencias del campeón olímpico Michael Johnson, atleta estadounidense ya retirado, especialista en las pruebas de 200 y 400 metros en las cuales ganó cuatro medallas de oro olímpicas, quien recomendaba la preparación mental junto al entrenamiento físico.

Según Lane, los participantes tuvieron que controlar sus emociones y actuar con eficacia en una gama de contextos en línea, desde hacer un discurso o luchar en un ring de boxeo, hasta pasar un examen de aptitud para ir a lugares peligrosos.

Por María Jesús Ribas

EFE/REPORTAJES