CHULA VISTA.- Delfino González es un compositor latino que tiene gran pasión y afición por la música y que ha buscado la manera de que sean escuchados por el público.

Aunque afirma que los grupos cobran hasta más de mil 500 por cada arreglo, con amistades ha logrado pagar cerca de la quinta parte, con lo que ha logrado grabar dos álbumes, pero reconoce que carece de difusión.

El autor de los álbumes “Las 80 Primaveras” y otro con más de una decena de canciones en la que destaca “El Carro Gris” es un amante de la música típica norteña mexicana, pero reconoce que ya tiene que cambiar de género para llegar a tener el éxito deseado.

Este hombre sencillo, originario del poblado El Carrizo, comunidad perteneciente al municipio de Acámbaro, Guanajuato, recuerda que arribó a San Diego hace 37 años, en 1985, como un inmigrante indocumentado, “y trabajé en lo primero en lo que trabajamos todos, de “dishwasher’ (de lavaplatos) en un restaurante”.

Aprovechó la aministía tardía

El entrevistado recuerda que obtuvo la residencia legal gracias a la amnistía tardía Simpson-Rodino, debido a que trabajó en los campos de Riverside, en el cultivo y cosecha de la naranja, así como en su pueblo de Acámbaro, lo hizo en los cultivos de maíz y garbanzo.

Recuerda que su afición por la música surgió por el año del 2009, cuando escribió sus primeras canciones, y al reconocer que no cuenta aún con la voz que requeriría para ser un profesional de la música, defendió la letra de sus canciones, que dijo “son cuadradas y perfectas, porque así tiene que ser”.

“Cómo puedo dar a conocer mis canciones?”

Dígame usted ¿cómo puedo dar a conocer mis canciones? preguntó el autor de bellas canciones como: Mi Guanajuato Querido, Del Rancho del Carrizo, Consejo a mis Paisanos, Un Dolor en el Alma y Cortando Caña, entre otras muchas.

Delfino reconoce, sin embargo, que nunca habría podido terminar sus canciones sin contar con el apoyo de la compositora local Alicia Hernández, quien le ayudó a cuadrar sus composiciones, pues es un empírico (aprendido de la experiencia) y no ha podido acudir a una escuela donde le den una formación musical, porque es muy cara.

“Hay personas que tienen mala suerte”

“Mire señor”, dijo con humildad, “hay personas que tienen mala suerte y este el caso de Alicia Hernández, pues tiene más de 500 composiciones de gran calidad y no ha tenido la fortuna de otros artistas (solistas o grupos), basta que tengan unas 5 7 canciones y ya se encuentran ‘encumbrados’, subrayó el entrevistado.

Insistió que a sus 72 años de edad es un amante de la música y espera abrirse a nuevos géneros, pero su ilusión es que su música sea escuchada por el público, algo que no es nada fácil de lograr, debido a que la radio suele difundir sólo la música de ‘los famosos’ y los que tienen dinero para arreglos de sus canciones.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com