El obispo Robert MacElroy ofició en San Diego en inglés y en español la primera misa para honrar a Santa Teresa de Calcuta, la Madre Teresa, quien el domingo fue canonizada en El Vaticano.

Elevar a la Madre Teresa al rango de santa en la iglesia católica “es muy importante porque es una experiencia celestial, que proclama al mundo que lo que nos enseñó Madre Teresa es el camino a la santidad”, explicó a El latino la madre Fátima, del convento de las misioneras de la caridad, que fundó en San Diego la Madre Teresa.

“Lo que nos enseñó es que tal vez no podemos hacer grandes cosas, pero podemos hacer pequeñas cosas con un gran amor, quizás una sonrisa, dar ánimos a quien lo necesita, o quizás algo un poco más grande, como curar una herida o arropar a un indigente”, explicó la Madre Fátima.

“La oportunidad de expresar nuestro amor la tenemos a cada paso”, explicó.

La Parroquia de San Judas Tadeo en el sur de San Diego, en Southcrest, estaba llena completamente cuando el obispo inició la misa:

“Este es un día de gozo para el mundo porque la Madre Teresa de Calcuta ahora es una santa, venerada por todo el mundo y por toda la iglesia”, dijo el obispo al hablar en español.

En inglés y en español, el obispo, el padre Robert, como se le conoce, dijo que es un día especialmente de gozo para los pobres, porque el amor de la Madre Teresa alcanzó la santidad porque reconoció a los más desamparados su humanidad y dignidad.

La diócesis de San Diego emitió un breve mensaje escrito en el que informó que “toda la vida y el trabajo de amor de la Madre Teresa fue un testimonio de la alegría de amar la grandeza y la dignidad de cada ser humano”.

Declaró que la enseñanza de Santa Teresa de Calcuta ha sido “el valor de las cosas pequeñas hechas con fidelidad y amor, y el valor incomparable de la amistad con Dios”.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com