Miles de mujeres en el mundo se sienten a disgusto con su cuerpo al no ajustarse a los “cánones de belleza” establecidos, pero ¿por qué no rebelarse contra ello? Hay que fomentar la autoestima.

Michelines, celulitis, estrías, pechos pequeños son algunos complejos que preocupan a mujeres de todo el mundo, quienes se sienten a disgusto frente al espejo por no ajustarse a unos “cánones de belleza” socialmente establecidos por campañas publicitarias, ‘photoshop’o firmas de moda.

“Rechazar, ocultar o camuflar partes de el cuerpo, ya sea por la educación recibida, por los modelos impuestos por la sociedad o por alguna influencia de algún vínculo dañino como motes en la infancia, solo genera inseguridad, falta de confianza o baja autoestima”, según la sexóloga clínica, Diana M. Resnicoff, quien agrega que impiden desarrollar una vida social normal, así que ¿por qué no romper con ello y ser feliz con una misma y los demás?.

VIVA LA DIFERENCIA

Algunas famosas, como Alicia Keys, quien subió a su cuenta de Instagram una fotografía donde enseñaba sus estrías, han tomado este camino y se han mostrado al mundo, a través de sus redes sociales, tal y como son.

Hay defectos con los que hay que aprender a convivir, orejas picudas o nariz aguileña, son algunos de ellos. Para ello, el libro ‘Happy Body’ de Anne-Charlotte Fraisse y Catherine Pioli (editado por Planeta) insta a “aprender a quererse y aceptarse” mediante ejercicios como dedicar un tiempo a contemplar el cuerpo en su totalidad para no focalizar la atención siempre en esos “puntos defectuosos”.

“Es necesario reconocer las propias limitaciones con naturalidad y buscar todo lo positivo para reforzarlo y mostrarlo a los demás, pues eres lo que muestras, apuntan las autoras en la obra.

El siguiente paso para una vida libre de complejos y plena es asumir las riendas de tú vida, explica Olivia Toja en su libro “La reina eres tú”, donde expone siete decretos clave para conseguirlo,¡me acepto por entero!, ¡me concedo el título de persona Hermosa! o ¡me libro de mis grilletes! son tres de ellos.

BIEN POR DENTRO, BIEN POR FUERA

Llevar una vida sedentaria, por ejemplo, no ayuda mucho a sentirse mejor física o mentalmente, todo lo contrario, moverse o hacer ejercicio, como andar o correr dos horas a la semana, desencadena una multitud de reacciones físicas en el cuerpo, como la absorción de nutrientes o la oxigenación de la sangre, que influyen de forma positiva en el estado de animo, asÌ como, a mantenerse en forma.

“Comer bien y disfrutar comiendo también es esencial para sentirse bien”, apunta la profesora de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Universitad de Barcelona (España), María Izquierdo. “El cuerpo es sabio, sabe lo que le gusta y lo que no, y pedir lo que necesita en todo momento, por lo que hay que escucharlo”, apunta la experta.

EFE

Ellatinoonline.com