Con un peso en orden de marcha desde 1.185 kilogramos, el Mazda 3 es uno de los vehículos más ligeros del segmento C. También se sitúa en las primeras posiciones en lo referente al comportamiento en curva, donde el compacto viaja.

El confort de marcha es notable, asÌ como el aplomo que exhibe el vehículo tanto en carretera como en zonas reviradas. El nuevo propulsor incorpora la tecnología “Natural Sound Smoother” de Mazda, que se suma a las medidas de atenuación de la sonoridad y las vibraciones.

El nuevo turbo diésel 1.5 SKYACTIV-D de 105 CV era uno de los más esperados para esta gama y tiene un gasto medio de combustible según la marca de 3,8 litros cada 100 kilómetros, presentando unas emisiones de 99 g/km. En la prueba realizada por Efe el vehículo tuvo un consumo de 5,2 litros, una buena media teniendo en cuenta el nivel exigido.

El coche se caracteriza por tener una aceleración progresiva -también se podría denominar como suave- hasta regímenes superiores a 5.000 rpm. Esto lo agradecer· el bolsillo del usuario, pero es posible que también limite algo en carretera cuando es necesario que el coche empuje con algo más de brío.

Así, desarrolla una potencia máxima de 105 CV a 4.000 rpm, con una entrega de par máxima de 270 Nm entre 1.600 y 2.500 rpm. De esta forma, es un vehículo ·gil y sus 105 CV son suficientes para mover la carrocería con “alegría”, de manera que es cumplidor, pero no explosivo o enérgico.

Con un peso en orden de marcha desde 1.185 kilogramos, el Mazda 3 es uno de los vehículos más ligeros del segmento C. También se situó en las primeras posiciones en lo referente al comportamiento en curva, donde el compacto viaja sobre rieles. El Mazda 3 acelera de 0 a 100 km/h en 11 segundos (11,6 con transmisión automática) y alcanza una velocidad máxima de 185 km/h.

El motor, que combina la transmisión Skyactiv-MT de seis velocidades, posee las mismas cualidades que el turbo diésel de 2,2 litros de Mazda, aunque pesa en torno a 50 kilogramos menos.

Respecto a los desarrollos de la citada caja de cambios, son largos, pero precisos. Además, al equipar un motor elástico, no es necesario bajar de marcha para recuperar el empuje.

El confort de marcha es notable, asÌ como el aplomo que exhibe el vehículo tanto en carretera como en zonas reviradas.

La dirección cuenta con asistencia eléctrica y ajusta el tacto en función de las condiciones de la carretera y la velocidad del vehículo. Para las habituales maniobras de aparcamiento es cómoda, ya que se requieren 2,57 vueltas de volante entre topes y el radio de giro entre bordillos es de 11,4 metros.

Los frenos, de discos en las cuatro ruedas, detienen al vehículo de forma instanánea y lineal, sin que haya trasvases de peso acentuados.

Otros elementos destacados son el carenado inferior y los deflectores para suprimir turbulencias.

Volviendo a las características técnicas del motor, se trata de una nueva unidad de 1.499 c.c. con turbo-compresor de geometría variable equipado con un sensor de velocidad, cuatro cilindros e inyección común rail.

Por último, el nuevo propulsor incorpora la tecnología “Natural Sound Smoother” de Mazda, que se suma a las medidas de atenuación de la sonoridad y las vibraciones.(EFE).

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com