SAN DIEGO.- Más de un centenar de estudiantes voluntarios de la organización Ángeles de la Frontera participan en el programa de la misma para llevar agua a los inmigrantes que cruzan el desierto de Valle Imperial.

“Ya tenemos más de 20 aguas de poner galones de agua en el desierto, pero este programa de llevar el vital líquido, en particular, cada tercer sábado de mes, comenzó en enero de este año”, precisó el director del programa Ángeles de la Frontera, Enrique Morones.

Sostuvo que año con año ha crecido el número de voluntarios que participan en la organización y ahora son grupos más grandes, dijo con satisfacción el activista entrevistado en la explanada del Centro Comunitario de Sherman Heigths.

Dijo que de hecho hay tres grupos de voluntarios: los que colocan galones con agua en una distancia de una hora de la autopista interestatal 8 y conector 94; el grupo que se interna a una distancia de unas dos horas y el más experimentado que penetra a una distancia de hasta tres horas.

De acuerdo conMorones, son más de 12 mil personas los que han muerto en su intento de cruzar hacia Estados Unidos, desde que se implantó la llamada Operación Guardián, Gatekeeper Operation, en la frontera entre Estados Unidos y México.

Morones consideró, no obstante, que aunque algunas agencias de gobierno y organizaciones podrían considerar exageradas estimaciones de más diez millares de inmigrantes fallecidos en su intento de cruce, no toman en consideración que el conteo de Ángeles de la Frontera toma en cuenta no sólo a las personas que han fallecido en territorio estadounidense, sino en su intento de cruce en la línea divisoria entre ambos países.

Sólo en este año al 27 de agosto pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza aceptaba que se habían encontrado 319 cuerpos de inmigrantes, 197 de los cuales fueron levantados entre las zonas de Brownsville y Zapata, Texas.

Otro dato es que de acuerdo con la Patrulla Fronteriza es que durante el año pasado (fiscal 2015), se registraron 240 personas fallecidas por diversas causas.

Conforme a Marlene Castro, vocera de CBP las principales razones de que se haya incrementado el número de víctimas podría explicarse “en un aumento en el número de personas que viajan con coyotes y bandas criminales, además de las altas y bajas temperaturas; calor y frío extremos”, característico de las solitarias zonas de cruce.

Jamilet Ochoa y Esmeralda Antonaka, son dos jóvenes estudiantes de (California State University, CSU,Long Beach) la Universidad Estatal de Long Beach, quienes participan activamente en este programa.

“Estamos haciendo activismo, especialmente formando parte de un grupo de estudiantes que son latinos, chicanos y estamos juntos para observar lo que podemos hacer por nuestra propia gente; yo en particular soy nueva, pero me doy cuenta que otros compañeros con más tiempo, están haciendo muchísimo para ayudar a nuestra raza”, externó Jamilet.

Esmeralda dijo que esta es la tercera vez que visita San Diego para llevar agua a los inmigrantes que cruzan el desierto de California.

Ambas son miembros del grupo de estudiantes de CSU Long Beach, “La Raza”.

En un folleto distribuido por la organización se afirma que «Ángeles de la Frontera seguira haciendo historia en seguir uniendo familias por algunos minutos en el Parque de Playas frente al Faro el Sabado 19 de Noviembre.

Para poder calificar la persona que se encuentra en los estados unidos deben tener algún tipo de estatus migratorio legal (permiso de trabajo, acción diferida daca, etc).

Si conoces a alguien que estaría interesado en ser una de las familias seleccionadas por favor mándanos un mensaje con tu historia a dulce@borderangels.org lo más pronto possible para empezar el processo de la applicacion».