Frente a los cánones de belleza establecidos, que varían a capricho de diseñadores y editores, surgen modelos con un físico singular que cautivan al mundo como los modelos Winnie Harlow, Yulianna Yussef o Shaun Ross.

La ucraniana Yulianna Yussef ha pasado de vivir acomplejada por las manchas oscuras de su piel, que la hacen parecer una jirafa, como la apodaban algunos compañeros de colegio, a convertirse en un símbolo de que se puede ser bella, pero también diferente, y servir de inspiración para jóvenes de todo el mundo.

Yussef tiene 23 años y una vida que nada se parece a la que padecía hace dos años, cuando todavía caminaba con la mirada hundida en el suelo, acomplejada por una enfermedad rara que hace que su cuerpo está cubierto de manchas oscuras similares a lunares, la enfermedad de la piel denominada ‘nevus melanocítico congénito’ (NMC).

“En la escuela me llamaban dálmata, jirafa o me decían que no me había lavado y tenía la piel sucia, otras veces las abuelitas se interesaban por mí y me sugerían hierbas o remedios caseros para eliminar las manchas”, relató a Efe esta joven ucraniana, que ahora sonríe, elegante y mucho más segura de si misma, mientras revisa en el teléfono móvil la actividad frenética de sus redes sociales.

MUCHA GENTE ME PIDE CONSEJOS

“Hay mucha gente de todo el mundo que me escribe y me pregunta, me piden consejos sobre esta enfermedad rara, sobre cómo ser feliz a pesar de eso, o incluso consejos para cuidar la piel o estilos de ropa para tapar las manchas”, explica.

Su cuenta de Instagram con miles de seguidores es una prueba de cómo Yulianna ha sabido dar la vuelta a una estética diferente gracias a sus fotografías inspiradoras, que le han convertido en toda una estrella de la red, capaz de transmitir fuerza a otras personas a la hora de enfrentar sus enfermedades y complejos.

Yssef llegó a Polonia hace dos años escapando de una Ucrania con pocas oportunidades, y en este país nuevo, rodeada de nueva gente y con sus miedos infantiles al otro lado de la frontera, tuvo la idea de hacerse una sesión de fotos para mostrar su cuerpo sin complejos, con las manchas que cubren su espalda y abdomen, y servir de ejemplo a otras personas con ‘nevus melanocítico’.

“He terminado estudios en periodismo y Relaciones Públicas, y no soy una modelo en el sentido estricto de la palabra, no tengo las medidas ni la altura, aunque sí que querría llegar a convertirme en una ‘role model’ (modelo a seguir para otros)”, explica Yulianna a Efe.

LAS MANCHAS CUBREN LA PIEL EN EL ABDOMEN Y LA ESPALDAEs en el abdomen y la espalda donde las manchas cubren casi la totalidad de la piel, hasta el punto de que ha llegado a escuchar que se había embadurnado de “caca”, en uno de esos comentarios crueles que, poco a poco, van quedando atrás en la memoria.

“Hoy le doy las gracias a mi madre, que trabajó duro durante años para pagarme nuevos médicos y ayudarme, aunque no fue hasta los 9 años cuando supieron decirnos qué sufría”, relata esta joven de padre libanés, de ahÌ su apellido, al que se puede decir que conoció hace un año, ya que antes no tuvo contacto con él.

Esta capacidad de inspirar a jóvenes en situaciones similares ya le ha valido para que la reclamen desde varias organizaciones de todo el mundo, invitándola a participar en eventos, y pronto viajará a Taiwán. En marzo mostrará en una conferencia en Holanda como el cuento del ‘Patito Feo’ es también una realidad si se tiene coraje y fe en una misma.

EFE

Ellatinoonline.com