SAN DIEGO.- La atmósfera registra niveles récord de acumulación de dióxido de carbono, causa del aumento en las temperaturas globales, expresado en el drástico cambio climático que resentimos.

Por ello, un númeroso equipo de investigadores de la Universidad de California, San Diego (UCSD) trabajan en un proyecto interdisciplinario de “descarbonización profunda”, pues anticipan que “la demanda mundial de energía va a aumentar sustancialmente a mediados del siglo”, y buscan que el impacto causado por el uso de productos de fósiles (gasolinas y petróleo) sean ‘cero o casi cero’.

Lo anterior se publica en la más reciente edición de la revista interna de UCSD, US San Diego News Center.

“Hay claramente un reconocimiento de que la economía mundial necesita avanzar hacia fuentes de energía de bajo carbono y cero carbono”, consideró George R. Tynan, investigador de UCSD.

En el proyecto de estudio titulado:“Descarbonización Profunda” y que Tynan realiza en conjunto con el investigador David G. Victor precisan que esto significa “reducir el Dióxido de Carbono (CO2) de la atmósfera”.

El mexicano Mario Molina, un pionero

Cabe recordar que el ingeniero mexicano Mario Molina, un egresado de la Universidad de California, Berkely ( y también catedrático de UCSD) junto a los científicos Paul J. Crutzen y F. Sherwood Rowland, fue reconocido en 1995 con el Premio Nóbel de Química por ser pionero en la investigación de la amenaza de los clorurofluorurocarbonos, CFC, mejor conocido como ‘aerosoles’, para la capa de ozono en la estratósfera.

Sin embargo, retomando estos importantes conceptos de las teorías científica acerca de la existencia de los llamados ‘hoyos negros’ causados por la contaminación a la atmósfera, estos investigadores han obtenido grandes avances.

“Tenemos que satisfacer las demandas energéticas de la humanidad para una población de 9 mil a 10 mil millones de seres humanos y tenemos que hacerlo de una manera que no emita carbono, pues el actual es un ritmo inaceptable”, agregó Tynan.

Avance en varios campos

Pero una de las alternativas frente a este vertiginoso deterioro ambiental, se informó, se tiene en el actual Centro de Investigación Energética, (Center for Energy Research) de Jacobs School Engineering de UCSD, dirigido por los maestros Carlos Coimbra, Farhat Beg y Jan Kleissl. Ellos han avanzado en los campos de la energía de fusión, previsión del uso de la energía solar, almacenamiento avanzado de energía y desarrollo de pilas de combustibles.

Otro avance significativo en esta tarea se lleva a cabo en la División de Ciencias Biológicas (Division of Bilogical Sciences), donde Stephen Mayfield encabeza el área de Food and Fuel for the 21st Century (Alimento y Combustibles para el Siglo 21), una unidad de investigación que desarrolla soluciones innovadores y sustentables para la producción de energía empleando plantas verdes y algas marinas.

“Queremos llegar a conocer acerca de lo que piensan sobre lo que ocurre en el mundo, otros investigadores”, concluyó Victor.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com