San Antonio.- Un grupo de activistas hispanos entregó esta semana 15,000 firmas a los representantes de la Junta Estatal de Educación de Texas para pedir que se vete un libro de texto, titulado “Herencia mexicano-estadounidense”, al que han tachado de “manifiestamente racista”.

En una conferencia de prensa en la sede de la Agencia de Educación en Texas (TEA), profesores, estudiantes y abogados de origen hispano han pedido a la Junta que rechace este libro de educación secundaria porque es “históricamente inexacto” y potencia el racismo entre los jóvenes.

“Herencia mexicano-estadounidense” se encuentra actualmente en la lista de libros de texto bajo evaluación de la junta estatal para su uso el próximo año escolar y el viernes 18 de noviembre se realizará la votación final para validar o no su entrada a las escuelas.

Según estos activistas, el libro describe a los inmigrantes mexicanos como “personas que se oponían a la civilización occidental y que buscaban destruir la sociedad”.

Además, consideran que “Herencia mexicano-estadounidense” también vincula a los mexicanos con la inmigración indocumentada, la cual describe como la causa de la pobreza, las drogas, el crimen y la explotación de personas.

Uno de los miembros de la Junta Estatal de Educación de Texas, Rubén Cortez, aseguró en el mismo acto que este libro está “claramente destinado a ser un caballo de Troya” en las escuelas para influir en las percepciones de los estudiantes sobre la herencia latina y consideró el texto como “profundamente defectuoso”.

El libro, publicado este año por una editorial con sede en Virginia, fue analizado por ocho académicos de varias universidades tejanas, quienes dijeron que hallaron 141 “errores de hecho, interpretación y omisión”.

“Paradójicamente, presionamos a la Junta para que incluyera textos de este estilo, y lo hemos logrado, pero no de la manera en la que queríamos”, dijo al diario local Houston Chronicle el pasado mes de septiembre el activista Tony Díaz.

EFE

Ellatinoonline.com