Docenas de personas marcharon hoy en la frontera de California en protesta por muertes de sus familiares a manos de oficiales fronterizos, porque piensan que durante la presidencia de Donald Trump podría haber más abusos.

“No vamos a vivir con miedo, nos negamos a vivir con miedo, con el temor de perder a alguno de nuestros seres queridos por uso excesivo de la fuerza”, declaró una dirigente comunitaria de San Diego, Bertha Rodríguez.

La marcha pasó por las inmediaciones del mayor centro comercial en la frontera estadunidense con México, para dirigirse al nuevo paso peatonal que une a Tijuana con San Diego.

Policías de San Diego siguieron la marcha sin intervenir pero acordonaron el paso antes de que el grupo llegara a la puerta del paso peatonal PedWest.

Ahí, familiares de personas que han fallecido o resultaron lisiadas por castigos físicos de oficiales fronterizos reprocharon a lo agentes federales en el paso.

La señora Shenna Gutiérrez, esposa del mexicano José Gutiérrez y quien llegó desde Arizona; María Puga, viuda de Anastasio Hernández Rojas; y Trinidad Ceseña, Madre del estadunidense Francisco Ceseña encabezaron un acto de protesta pacífico.

Las tres mujeres reprocharon a los oficiales federales fronterizos por torturar y castigas físicamente a sus familiares con pretexto de someterlos; pidieron a los agentes fronterizos “no confundir y mucho menos agredir a las personas por su apariencia”.

La dirigente Adriana Jasso, del Comité de Servicios Amigos Americanos, dijo que las familias que protestaron tienen denuncias y demandas todavía pendientes y sienten que con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca sus casos podrían quedar sin resolverse.

“Estas familias ya enfrentaron dificultades para continuar sus casos durante la presidencia de Barack Obama y sienten que con Trump como presidente sus denuncias podrían quedar en el olvido. Tienen derechos y esos casos no tienen por qué olvidarse”, dijo.

Los manifestantes recorrieron después el camino de regreso a un parque y continuaron luego a un par de convivio.

La protesta pacífica concluyó sin incidentes.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com