SAN DIEGO.- Los chavos de Maná regresaron a San Diego este 18 de noviembre “bien calientes y bien engrasaditos”, listos para deleitar de nuevo a sus fanáticos de la frontera con sus grandes éxitos, como Mariposa traicionera y Vivir sin aire.

En septiembre arrancaron en la misma Viejas Arena en la Universidad Estatal de San Diego (SDSU) su gira Latino Power Tour y en esa ocasión venían pidiéndolo a su público que no les diera “flojera” y salieran a votar en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, para ponerle un alto a Donald Trump.

Ahora que la mitad del país, especialmente los latinos, se encuentra destrozado por los resultados de las elecciones, Fher Olvera, el vocalista de la agrupación mexicana, ofreció un fuerte mensaje llenó de esperanza y solidaridad.

“Quiero decirles que la banda tiene viniendo a Estados Unidos por veinte años y siempre le hemos apostado a nuestros compatriotas y a todos los latinos, hemos trabajado por una reforma migratoria justa y le vamos a seguir”, expresó.

“La guerra no está perdida, se perdió una batalla pero no la guerra, va a ver más votaciones para congresistas dentro de dos años y sabemos que los latinos tarde o temprano van a poner a estos cabrones en su lugar”, agregó.

Resaltó que “después de oír tanto en el televisor de este cabrón, del que yo no digo su nombre, la música es para arreglar el corazón y aquí nos van a tener para siempre, aunque nos metan a la p#^a cárcel”.

Otros éxitos que interpretaron fueron Labios compartidos, Como te deseo, El verdadero amor perdona, Mi verdad, Oye mi amor, Te lloré un rió, En el muelle de San Blas, Clavado en un bar y Hechicera.

De manera emotiva, Fher dedicó además El reloj Cucu “a todos los que nos están viendo desde el cielo, a mi padre también que se fue cuando yo tenía siete años”.

“Fue difícil para un niño comprender que es la muerte, de adulto aún es indescifrable, pero conservo la esperanza que algún día lo volveré a ver”.