SAN DIEGO.- Con 5 partidos por jugar los Chargers de San Diego buscarán tener un diciembre perfecto, esperando un milagro para que equipos claves sufran derrotas inesperadas y así poderse colar a la postemporada de la NFL como uno de los comodines de la Liga Americana en busca de llegar a Super Bowl LI.

La misión empezó con la victoria en contra del líder de la división sur de la AFC los Houston Texans, por marcador de 21-13, superando a una de las defensivas más fuertes de la Liga que aunque no tenían a su mejor jugador J.J. Watt, es considerada de elite.

El equipo del Rayo a ganado 4 de sus últimos 6 encuentros y tiene un record de 5-6, a pesar de tener el peor récord de puntos anotados en el último cuarto, dejar ir ventajas grandes al inicio de la temporada y tener una gran cantidad de jugadores importantes lesionados, Cargadores ha logrado sobreponerse, para empezar a ganar partidos.

En el calendario restante de San Diego es Tampa Bay Buccaners (6-5), Carolina Panthers (4-7), Oakland Raiders (9-2), Cleveland Browns que hasta el momento van invictos con 0 ganados 11 perdidos y cierran el 1 de enero en casa contra los Kansas City Chiefs (8-3).

A excepción de los 2 encuentros divisionales el resto en el papel parecen accesibles, y si a esto se añaden derrotas de Miami, Denver, Cincinnati y los Pittsburgh Steelers, San Diego con un récord de 10-6 seguramente estaría llegando al último partido de la temporada peleando por uno de los 2 comodines.

Tienen una defensa que ya se convirtió en la mejor en lo que se refiere a quitarle el balón a la ofensiva con 23 y tener a uno de los candidatos serios a ser el mejor novato defensivo del año en Joey Bosa, provoca mayor presión así como más errores del rival.

Aunado a una ofensiva dirigida por Philip Rivers que ha demostrado que no importa quién sea el receptor el va poner la pelota en sus manos, y con un juego terrestre resucitado, convierte a Chargers en un equipo peligroso y a tomar en cuenta.

Ulises Breton

Ellatinoonline.com