Esta es la historia de Miguel Carrasquillo, un residente de Chicago cuyo terrible sufrimiento de un tipo de tumor cerebral incurable le quitó la vida en junio del 2016. Este agresivo mal le causaba fuertes dolores de cabeza y espalda, convulsiones y descargas eléctricas en todo su cuerpo.

Su partida no fue en vano, murió abogando por una muerte digna en su estado de Illinois y su natal Puerto Rico. Ahora más y más latinos apoyan la ley conocida como Opción al Final de la Vida, la cual permite que un adulto con una enfermedad terminal, mentalmente capaz y con 6 meses de vida o menos solicite ayuda médica para morir.

Poco antes de su muerte grabó un video para la organización sin fines de lucro Compassion & Choices instando a los legisladores de Estados Unidos que den a los adultos con enfermedades terminales esta opción.

“La persona que está sufriendo soy yo, hay que estar en mis zapatos para sentir lo que yo estoy sintiendo”, expresó Miguel, de 35 años, en el video.

“Algo que yo quiero es morir de la manera que yo estoy buscando morir… no es que me esté dando por vencido, es que yo estoy cansado de vivir como estoy viviendo. A los senadores que me escuchan les pido que escuchen mi petición, que es morir por una dosis de pastillas”, agregó.

Aunque en Illinois y Puerto Rico esta ley no ha entrado en vigor, desde que falleció Miguel dos estados más -California y Colorado- han adoptado esta ley. Otros estados con la ley en efecto son Oregón (1997), Washington (2008), Montana (2009) y Vermont (2013).

Patricia González-Portillo, una vocera de Compassion & Choices, quien pasó mucho tiempo con Miguel compartió el grande efecto que su historia tuvo en la comunidad latina alrededor del país, pues en aquel entonces diferentes medios de comunicación, incluyendo el periodista Jorge Ramos, la hicieron pública.

“Su impacto es grande. Miguel fue una persona grande, abrió los ojos de los latinos,” dijo González-Portillo, a El Latino San Diego.

“Ya no está él pero si esta su sagrado legado, le prometí que moveré mar y tierra, esto sigue”, agregó con una gran pasión.

Para González-Portillo el hecho que una reciente encuesta nacional reveló que el 69 por ciento de los latinos respalda la ley Opción al Final de la Vida es una gran victoria.

“Este es un número muy grande, la voz de Miguel fue tan fuerte y poderosa, fue una de esas voces que toco un poco más profundo”, resaltó.

Matt Whitaker, director de la Campaña de Acceso California de la organización Compassion & Choices, explicó recientemente en entrevista con El Latino San Diego que la ayuda médica para morir es una opción legítima y accesible dentro de los cuidados al final de la vida.

“Esto no es lo mismo que el suicidio”, aclaró Whitaker.

“Las personas que hacen uso de esta opción están eligiendo entre la muerte y la muerte, y quieren algún control sobre cómo van a pasar sus últimos días. Tenemos que permitir que hable su sufrimiento, para que paren ya de sufrir innecesariamente”, agregó.

En California, para poder pasar la ley la vocera compartió que se unieron a la campaña latina de Compassion & Choices diferentes personalidades, incluyendo Dolores Huerta, Edward James Olmos y Mauricio Ochmann. Ofrecieron educación y proveyeron información culturalmente relevante.

Para aprender más sobre la ley Opción al Final de la Vida llamar a la línea gratuita de Compassion & Choices al 1-800-893-4548 o visitar el sitio www.EndOfLifeOption.org.

Ernesto López

Ellatinoonline.com