WASHINGTON, D.C.-El presidente electo, Donald Trump, amenazó a Toyota con la imposición de aranceles si el fabricante japonés construye una nueva planta de montaje de vehículos en México.

“Toyota Motor dice que construirá una nueva planta en Baja (California), México, para producir automóviles Corolla para los EEUU ¡DE NINGUNA MANERA! Construya la planta en Estados Unidos o pague un gran arancel aduanero”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

La empresa nipona anunció en abril de 2015 su intención de invertir 1.000 millones de dólares en México para construir una nueva planta que montaría la berlina Corolla.

Pero la planta que está construyendo Toyota en México desde noviembre para producir el Corolla está en el estado de Guanajuato.

En Baja California, el fabricante japonés tiene ya una planta de montaje, que está ampliando, donde se produce la camioneta Tacoma.

Toyota fabrica en la actualidad el Corolla, modelo que es el segundo de más ventas en Estados Unidos en el segmento de berlinas compactas, en plantas de Misisipi y Cambridge (Canadá).

Toyota es el tercer fabricante de automóviles amenazado por Trump con la imposición de aranceles aduaneros por producir vehículos en México.

El martes 3 de enero, Trump amenazó a General Motors (GM) con aranceles si mantiene la producción del Chevrolet Cruze Hatch en México y los exporta a Estados Unidos.

El año pasado, el entonces candidato republicano a la Presidencia amenazó a Ford con un arancel del 35 % en aquellos vehículos que produce en México si construía en ese país una nueva planta para producir el Ford Focus para Norteamérica.

Cancelan proyecto

El mismo martes, el presidente de Ford, Mark Fields, anunció la cancelación de la inversión de 1.600 millones en México, medida que calificó como un “voto de confianza” en Trump.

Pero Ford también dijo que mantendrá la producción del Focus en México, en las instalaciones que tiene en la actualidad en la localidad de Hermosillo, Sonora, México.

Las amenazas de Trump contra Toyota se producen pocas horas después de que el presidente de la compañía japonesa, Akio Toyoda, declarase en Tokio que mantiene una buena relación con el presidente electo estadounidense y que no tiene planes inmediatos para reducir su producción en México.

Toyota afirmó a los medios de comunicación antes de que Trump publicase su ‘tuit’ que “consideraremos nuestras opciones a medida que vemos qué políticas adopta el presidente electo”. (EFE/USA).

Twitter, su arma

Un día antes a la advertencia que Donald Trump hizo, empleando el ‘twitter’ a la compañía Toyota, el presidente electó agradeció a la empresa automotriz Ford por cancelar sus planes de construir una planta en el estado de San Luis Potosí, México y su decisión de hacerlo en territorio estadounidense.

“Gracias a Ford por descartar su nueva planta en México y crear 700 nuevos empleos en Estados Unidos. Esto es sólo el comienzo, hay mucho más por venir”, escribió el magnate empresarial en su cuenta de Twitter.

El proyecto original

De acuerdo con el proyecto original dado a conocer por Ford el 4 de mayo del 2016, la compañía automotriz estadounidense invertiría 1600 millones de dólares en su nueva planta en San Luis Potosí, generando 2 mil 800 nuevos empleos directos nuevos y la producción comenzaría en 2018.

La construcción “de autos compactos (iniciaría) en el verano (del año recién concluido), para que la producción iniciara en 2018”, pero, como es sabido, el proyecto ‘se cayó’ y fue cambiado al estado de Michigan, Estados Unidos.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com