Con su tercer disco, Copacabana, han pasado de ser el grupo revelación del indie en español a consolidarse como las estrellas del momento. Con la vista en Latinoamérica, Izal prepara su nuevo álbum. Emanuel Pérez, bajista de la banda, habla del camino al Éxito y de sus planes de futuro en una entrevista.

Han pasado seis años y decenas de festivales desde que Mikel Izal y Emanuel Pérez coincidieron en Macedonia (al norte de Grecia) en la Bienal de Jóvenes Europeos y decidieron poner en marcha un proyecto musical que ha acabado convirtiéndose en una de las bandas de más Èxito del pop-rock en español.

Copacabana, publicado en 2015, ha consolidado al grupo revelación de la música española, después de Magia y efectos especialesí (2012) y Agujeros de gusano (2013).

Mikel (vocalista y compositor de Izal) tenía ganas de dejar el mundo del cantautor y formar una banda, y Emanuel Pérez Gato (bajista) fue el primero en decir que sí a un proyecto que comenzaron en cuanto regresaron a Madrid, e iniciaron la búsqueda de más músicos para completar la formación.

Las canciones que hacía Mikel entonces ya tenían otro tinte, eran menos de cantautor y más de banda, y aquí estamos, seis años después, cuenta Emanuel en entrevista con EFE, en la que repasa el camino al éxito de Izal y adelanta nuevos proyectos del grupo despues de Copacabana.

Mikel y Emanuel tuvieron la suerte de encontrar a Alejandro Jordá (batería), Alberto Pérez (guitarras) e Iván Mella (teclados), músicos con la misma implicación y que creían en el proyecto tanto como ellos, y apostaron por la música, algo difícil cuando lo único que hay de por medio son pérdidas y fines de semana en la carretera, comenta `Gato’ a EFE.

Cuando concluya su gira española el próximo 25 de febrero en Madrid, Izal se marcharán a México para participar en el festival Vive Latino, y con la idea de realizar ìtodos los conciertos que se pueda en un país en el que ya han actuado en dos ocasiones anteriormente y donde empezamos a tener un público cada vez más grande, según comenta.

Tenemos la vista puesta en Latinoamérica, queremos ver si este 2017, además de en México podemos dar algún concierto en países como Colombia, Chile o Argentina, donde ya hemos estado y guardamos muy buen recuerdo. Queremos volver, explica el bajista de Izal, que celebra el número 1 conseguido por la banda en la radio colombiana Radioúnica, que ha elegido la canción ‘Copacabana’ como la mejor de 2016.

De Copacabana al éxito

Copacabana es su disco más redondo, más completo, y los componentes de Izal son conscientes de haberse puesto el listón muy alto con canciones como la que da título al ábum, El baile, Pequeña gran revolución o Arte moderno.

Cuando terminamos de grabar Copacabana estábamos tan contentos con el resultado que nos preguntamos: ¿y ahora qué hacemos en el cuarto, cuenta Gato.

En este tercer álbum hemos podido aunar todo, el apartado estético-visual y el apartado estético-audiovisual y, eso, te da una solidez brutal al concepto, señala Emanuel, satisfecho por el resultado de la ambigüedad del término Copacabana y el contraste del gris con las luces de neón del videoclip de presentación, que acabó siendo la portada del tercer álbum de la banda.

El éxito ha pillado casi por sorpresa a una banda que en su primer año de existencia ofreció más de 60 conciertos en pequeñas salas de España y que ahora actúa para miles de personas en los principales festivales musicales de este país, y prepara un cierre de gira multitudinario en Madrid.

Hace unos años – recuerda Emanuel -hacíamos cuentas, cuando empezamos a salir a dar conciertos y volvíamos el domingo por la tarde y no teníamos ni diez euros cada uno, o teníamos que poner de nuestro bolsillo porque las cuentas no cuadraban. Calculábamos que podíamos tocar todos los viernes y sábados y, si metíamos a cien personas, nos daría para tener un sueldito y poder vivir.

Esa aspiración de cuadrar números para poder vivir de la música dista mucho del sueño de un niño que el bajista de Izal reconoce estar viviendo, un éxito en el que una de las claves fundamentales es el empeño y la pasiñn de cinco músicos para que el proyecto salga adelante.

Festivaes, el gran escaparate para Izal

El gran escaparate de Izal han sido los festivales, desde que en 2011 se subieron por primera vez a uno de los escenarios del Sonorama, los primeros que les colgaron una acreditación de artistas. Para nosotros son como una especie de padrino musical. Fueron los primeros en darnos la oportunidad sin sonar en la radio y sin llevar a gente al festivalî, reconoce Gato.

Al Sonorama no han dejado de asistir desde entonces y, a estas alturas, son cabeza de cartel de los festivales más importantes de España, ìun orgullo para unos músicos que ahora se ven compartiendo escenarios con algunos de sus grupos de referencia.

Para un músico no hay nada más gratificante que cuando, despuees de un concierto, viene alguien que te dice que no nos había escuchado, pero que le hemos encantado, dice el bajista de Izal, que otorga a los festivales un papel muy importante en el despegue de la trayectoria del grupo.

Izal ya está trabajando en un nuevo álbum, para el que Mikel ya tiene algunas canciones compuestas, y que ya han tocado en el local de ensayo. Tenemos mucha confianza en el próximo disco, porque es algo nuevo, diferente, que sigue siendo nuestra esencia, pero intentamos evolucionar.

Para el cuarto álbum de la banda madrilenna aún no hay una fecha concreta, aunque su idea es dedicarle tiempo y pasar el verano grabando el disco, que estaría listo para finales de 2017 o principios de 2018.

ìNo nos hemos puesto una fecha concreta para finalizarlo porque queremos hacerlo por primera vez sin ningún agobio, sin prisas, dedicarle el tiempo que consideremos necesario, comenta Emanuel.

Nos hemos ido conociendo musicalmente y empastando sobre los escenarios, desde las salas pequeñas de hace seis annos a los aforos más grandes de ahora, y nuestra senna de identidad es reflejar nuestro sonido en directo, nuestra forma de entender un concierto, los cambios de dinámicas, la forma de sugestionar al púiblico antes de soltar la primera palabra de la canción.

UNA BANDA INDEPENDIENTE

Pero la música es algo que trabajan juntos, le dan vueltas y vueltas. Tantas, que a veces llegan a donde estaban al principio. Hay canciones en las que hemos estado trabajando dos meses, ha sonado de un estilo y de otro y, al final, se ha quedado cómo era al principio, pero eso es lo que nos gusta a nosotros, experimentar y buscar siempre cosas nuevas.

Aunque en el mundo de la música es muy difícil inventar nada, sí tenemos matices que nos diferencian, insiste el bajista de Izal, que han conseguido hacerse distinguir entre otras bandas indie de éxito, aunque `Gato’ apunta que Izal es una banda de pop-rock, aunque sí son un grupo indie en cuanto a autogestión e independencia, todo sale de nuestro bolsillo y de nuestra cabeza.

Pese al éxito, Izal sigue siendo una banda independiente. Seguimos funcionando de la misma manera, explica el bajista del grupo, intentamos consensuarlo todo entre nosotros, tener la última palabra, aunque obviamente cuando la infraestructura crece hay cosas que hay que saber delegar, pero intentamos decidir, tanto en la parte musical como en la gestión, concluye.

Las canciones de la banda las compone Mikel Izal y luego nosotros en el local se las destrozamos un poco y cambiamos cosas, cuenta Emanuel, que explica que lo que es sagrado son las letras, que respetan siempre porque ìson algo muy personal y, además, nos encanta cómo lo hace Mikel. Desde el principio hemos confiado en él.

Evolucionar, cambiar y madurar es el reto de una banda que ha conseguido un sonido propio e inconfundible en los seis años que llevan sobre los escenarios.