SAN DIEGO.- El problema con un ataque al corazón, o los síntomas, es que son más ligeros de lo que jamás esperarías, comentó el doctor William Daniel Keen, especialista en cardiología para Kaiser Permanente en San Diego.

“Muchos se imaginan que sería algo muy dramático, como un elefante sentado en tu pecho, o el peor dolor que hayas sentido en tu vida, algo tan obvio que tienes que ir a la sala de emergencias”, explicó Keen.

“Esto no es común, la mayoría de las veces las señales de advertencia son bastante sutiles”, agregó.

Estas señales, mencionó el médico, son presión y sensación de dolor, por lo general en el pecho, la mandíbula, la garganta y en el centro de la espalda y los hombros, algunas personas piensan que están teniendo problemas de hombro.

Dependiendo del grado de conciencia de su cuerpo, algunas personas se preocupan mucho por cualquier dolor o molestia, porque es como ninguna otra incomodidad que hayan sentido, y otras simplemente lo dejan ir, explicó Keen.

“Esto es parte del problema, que muchas veces la gente simplemente ignora las señales de un ataque al corazón durante bastante tiempo”, dijo.

“La otra parte del problema es que no puede haber síntomas, la persona puede tener las arterias muy bloqueadas en su corazón que lo primero que sienten es una presión severa, sensación de dolor o mueren repentinamente, durante un vuelo, en la cancha de baloncesto o jugando fútbol soccer”, agregó.

Keen resaltó que particularmente los pacientes diabéticos no sienten algunos de las señales de un ataque al corazón, como la presión en el pecho. Además dijo que las personas que sienten los síntomas ocurren de manera predecible, cuando se está haciendo esfuerzo y, al parar, el malestar desaparece.

“Así es el dolor de corazón, se vuelve más fuerte con presión y se va con reposo, pero si este dolor no desaparece después de 5, 10 o 15 minutos, y está acompañado por sudor, sensación de desmayo y nausea, éstas son las señales de un ataque al corazón”, advirtió.

“Nadie está exento, le puede suceder sin ninguna señal de advertencia, si tiene la suerte de tener algunos de los síntomas no los ignore”, aconsejó.

A las personas que llegaran a tener alguna enfermedad del corazón, Keen les asegura que “no hay razón para entrar en pánico, tenemos muy buenos tratamientos, muy buenas prueba y la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares ha disminuido. Si lo tienes no es el fin del mundo”.

En la edición del 27 de enero, el doctor Keen ofrecerá el estilo de vida que se debe vivir para asegurar buena salud cardiovascular.