SAN DIEGO.- Centenares de personas marcharon por calles del centro de San Diego para mantener la herencia del doctor Martin Luther King.

Indigencia, brutalidad policiaca, encarcelamiento masivo de jóvenes de minorías étnicas y la diferencia de ingresos que tienen los hombres y las mujeres según su género, fueron las principales pero no las únicas demandas.

El contingente de unas 300 personas se concentró en el Colegio Comunitario de San Diego y marchó unas ocho cuadras del centro de la ciudad sobre la Calle B, resguardado por una escuadra de policías motociclistas que no reportaron incidentes.

La seguridad de la marcha estuvo a cargo de miembros delos Panteras Negras y de los Boinas Cafés pro igual.

El grupo llegó hasta la explanada del Centro Cívico, donde se encuentra la alcaldía de San Diego.

Ahí varios oradores declararon que no es un delito ser indigente, sino un resultado social que debe tener una respuesta social.

Representantes de una iglesia, todos anglosajones o blancos, se manifestaron en apoyo al movimiento de “las vidas negras cuentan”.

Durante la concentración, el reverendo Shane Harris, presidente de la Red de Nacional de Acción (NAN), que convocó a la marcha, se refirió a temas de la comunidad latina.

“Aquí marchamos también pro la unidad familiar, que las familias latinas permanezcan unidas”, dijo Harris.

“También desde aquí apoyamos a nuestros hermanos en Tijuana, al otro lado del a frontera, no muy lejos de aquí, que también están llevando su propia lucha”, dijo el reverendo entre aplausos de los asistentes.

Marcharon familias enteras, sindicalistas, latinos del Barrio Logan, representantes estudiantiles, personas en sillas de ruedas, dirigentes de la comunidad indigente en San Diego y residentes del condado que se sumaron a la marcha para recordar el doctor King.

La marcha concluyó aproximadamente tres horas después de haber empezado para conmemorar el 88 natalicio del doctor King, el dirigente de los derechos civiles estadunidenses.

Manuel Ocaño

Ellaltinoonline.com