SAN DIEGO.- La designación del Parque Chicano como Patrimonio Histórico Nacional el 11 de enero desató muchas reacciones llenas de felicidad alrededor de San Diego, de parte de líderes comunitarios y el público en general, pero especialmente de los muralistas que han dejado su huella en este sagrado lugar.

Dos de ellos fueron Víctor Ochoa, el coordinador de murales para el Comité Directivo del Parque Chicano, y Armando Núñez, quienes han trabajado en muchos de los murales en el parque desde hace cerca de 47 años.

“Hay algunas cuestiones que esto parece proteger, y la gentrificación es una de ellas. Nuestra comunidad también necesita saber que su historia tiene un lugar en una sociedad que suele ser opresiva y racista”, comentó Ochoa, a El Latino San Diego.

“A medida que envejezco, siento un poder espiritual en el parque y veo a nuestras futuras generaciones teniendo esta misma conexión. El hecho de que ya somos un patrimonio histórico aun no lo puedo creer, pero aprenderemos a sentir orgullo por este acontecimiento”, agregó.

Por su parte, Núñez, quien es un miembro del Comité Directivo del Parque Chicano, mencionó que esta asignación de parte de la Secretaria de Interior de Estados Unidos es una manera de “mantener nuestras tradiciones vivas, algo que debemos hacer si queremos sobrevivir como cultura”.

El muralista recordó cuando en 1971 él y otros artistas empezaron a pintar en las paredes del parque, dijo que no fue nada coordinado al principio, pues sólo querían mostrar su frustración con algunas de las acciones que había tomado el gobierno de la ciudad.

Pronto se organizaron y en 1972 completaron el primer mural, de ahí muchos otros empezaron a tomar forma.

“Todos estos proyectos han sido colaboraciones con miembros de la comunidad, muchos de ellos no son mencionados en la historia del parque, pero todos merecen crédito por su esfuerzo”, resaltó.

Manuel Galaviz, estudiante de postgrado de la Universidad de Texas, autor de la nominación inicial, dijo en un reciente comunicado de Hispanic Accesss Foundation que “la inclusión del Parque Chicano como un Patrimonio Histórico Nacional es importante porque hoy menos del ocho por ciento de los 2.500 monumentos históricos nacionales representan a grupos étnicos y minoritarios”.

“Esto no indica que las minorías étnicas no han contribuido a la fabricación de los Estados Unidos, sino que es reflexivo sobre el limitado acceso que estos grupos han tenido para reclamar, conservar y preservar su historia social”, apuntó.

El Parque Chicano fue creado en 1970 después de que los residentes de Barrio Logan protestaron la construcción de una subestación del California Highway Patrol bajo el Puente Coronado. De una manera no violenta, los residentes de la comunidad se unieron para tomar posesión de estas tierras y evitaron el desarrollo.

Ernesto López

Ellatinoonline.com