WASHINGTON.- El Senado aprobó hoy el nombramiento del general John Kelly como secretario de Seguridad Naciona (Homeland Security), el segundo nombramiento oficial de un miembro del gabinete del presidente Donald Trump en su día de investidura.

La aprobación de Kelly, que dirigirá el departamento encargado de proteger las fronteras, tiene como objetivos prioritarios evitar atentados y hacer cumplir las leyes migratorias, se produjo por 88 votos a favor frente a 11 en contra, y tuvo lugar poco después de la del también general retirado James «Perro Loco» Mattis para dirigir el Pentágono.

El Departamento de Seguridad Nacional fue creado en 2002 tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y cuenta con más de 240.000 empleados.

Kelly, de 66 años y con más de 40 años de servicio militar, deberá llevar adelante algunas de las propuestas más controvertidas del presidente Trump, entre ellas la construcción de un muro en la frontera con México y la deportación de todos los inmigrantes indocumentados con historial criminal.

No obstante, durante sus audiencias de confirmación, restó importancia al muro fronterizo al asegurar que una barrera física por sí sola no va a hacer el trabajo y señaló que serán necesarios otros elementos tecnológicos complementarios.

Las de Kelly y Mattis son las dos primeras nominaciones oficiales del gobierno de Trump confirmadas por el Senado, lo que contrasta con las siete obtenidas a estas alturas por el expresidente Barack Obama.

Estaba también previsto para hoy el voto sobre otro de los altos cargos en materia de seguridad de la nueva Administración, el del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el congresista por Kansas Mike Pompeo, pero finalmente fue aplazado al lunes.

Reacción de activistas locales

Sin embargo, en una entrevista telefónica con Pedro Ríos López, miembro de la Coalición de Comunidades al Sur de la Frontera, dijo que el general retirado John Kelly ha sido el principal promotor de construir un muro entre Estados Unidos y México.

Dijo que le preocupa que un militar que no tiene experiencia en el ámbito doméstico intentaría trabajar con autoridades de los gobiernos municipales y estatales, en conjunto con las migratorias, para deportar a los inmigrantes indocumentados.

Advirtió que durante la entrevista que Kelly sostuvo con los miembros de la Comité de Seguridad Nacional del Congreso no lo cuestionaron con preguntas relevantes sobre su propuesta para dirigir la seguridad nacional y por, el contrario, le hicieron preguntas sumamente cómodas.

Por su parte el nuevo presidente Donald Trump no sólo ha reiterado que construirá el muro, sino que lo hará con dinero de los mexicanos y reforzará la seguridad, deportado a los millones de inmigrantes indocumentados que residen en este país y que eliminaría las órdenes ejecutivas de DACA y DAPA.