SAN DIEGO.- La Marcha de las Mujeres ha sido la mayor protesta en la historia de San Diego y ahora tiende a convertirse en un movimiento con diez acciones para los próximos cien días.

Marcharon por lo menos 40 mil manifestantes a favor de los derechos de las mujeres, en una marcha inclusiva que integró a hombre, menores y familias enteras.

Otras tres mil personas marcharon en el norte del condado de San Diego.

La Marcha de las Mujeres, una idea que surgió con un mensaje en Facebook entre amigas, integró a más de tres millones de personas en Estados Unidos, cinco millones mundialmente.

En San Diego la cita era a las 10 de la mañana, pero antes de las 9 la explanada del Centro Cívico estaba llena y los contingentes más numerosos estaban por llegar.

Música, consignas y pancartas llenaban el lugar. Para las 9:30 la gente había rebasado los límites de la explanada y se extendía más de una calle en cualquier dirección.

A las 10 de la mañana en punto comenzaron a marchar. Ocupaban toda la calle Broadway, todos los carriles de ambos sentidos, al avanzar hacia el embarcadero.

Por los carriles a la izquierda avanzaban miles de manifestantes tras la manta con el logotipo de la Marcha de las Mujeres; en los carriles restantes encabezaron las latinas, primero mujeres danzantes prehispánicas y un nutrido contingente de trabajadoras de limpieza, del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios.

“Somos mujeres, somos inmigrantes y estamos listas para cambiar este país”, coreaban las trabajadoras con camiseta púrpura tras su dirigente, Sandra Díaz.

La marcha en San Diego fue un prolongado desfile de manifestantes, nunca antes visto.

Leslie Villaseñor, una joven soñadora, dijo que desde una cafetería vio pasar durante dos horas ininterrumpidamente la marcha. “Mucha, mucha gente, y bien organizada; realmente impresionante”.

Otros impresionados fueron los policías de San Diego; no se reportó ni un solo incidente.

La marcha llegó a las 12 del mediodía hasta las inmediaciones del edificio de gobierno del condado.

Frente al Pacífico se aglutinaron decenas de miles para escuchar consignas y oradores. Habían pasado dos lloviznas y nadie se marchó.

“Estamos aquí para hacer saber a la nueva administración (del presidente Donald Trump) que le estamos viendo, le estamos escuchando y lo haremos responsable”, dijo la organizadora de la marcha en San Diego, Sarah Dolgen.

Tras la marcha inicia un movimiento. Empieza por promover diez acciones en los primeros diez días de la administración Trump.

Por ahora han dado a conocer el primer paso: imprimir de la página web de Women’s March (https://www.womensmarch.com/ ) tarjetas con el logo de la marcha, escribir en ellas mensajes sinceros, y enviarlas a las senadora de California, Diane Feinstein y Kamala Harris, para informar el sentir de sus representados.

Los siguientes pasos serán dados a conocer posteriormente.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com