De una manera u otra todos se podrán relacionar con la nueva película Un Padre no tan Padre, que estrena en los cines el 27 de enero, protagonizada por Jacqueline Bracamontes, Benny Ibarra de Llano, Sergio Mayer Morí y el legendario actor Héctor Bonilla.

Situada en la bella y majestuosa ciudad de San Miguel de Allende (México), está pura y divertida comedia sigue a Don Servando Villegas (Bonilla), un antiguo patriarca mexicano amargado, de 85 años, que es expulsado de su casa de retiro por ser berrinchudo, peleonero y cascarrabias.

Por azares del destino y tras varios años de distanciamiento, su hijo Francisco (Ibarra de Llano) se verá forzado a traerlo a vivir con él, su guapa y tierna esposa Alma (Bracamontes), su talentoso pero también rebelde hijo Rene (Mayer Morí) y un grupo muy variado de hippies quienes viven con él.

El choque de costumbres de la nueva generación y de este viejo chapeado a la antigua causará que la estabilidad y buena onda en su hogar estén en peligro.

“El guion me encantó, acepte inmediatamente hacer el proyecto”, comentó Bracamontes en entrevista con El Latino San Diego.

Lo acepté sólo porque se filmaría por un mes en San Miguel de Allende, el cual llamó “un lugar mágico, que le dio una energía muy especial a la película”.

Aceptó el proyecto por el gran elenco, con el que logró “formar una familia”, por su mensaje de “tolerancia, diversidad y su entretenimiento”.

“Tiene un mensaje de respeto, al principio no entendemos a Don Servando, lo damos por loco, pero al final uno se llega a enamorar de él, se da uno cuenta que tiene un conflicto interno, recibirá una lección y reflexionará”, comentó.

“Todos tenemos algo de él y debemos aprender de su lección, yo aprendí algo del personaje porque a pesar de que soy muy tranquila inconscientemente juzgo”, apuntó.

Sobre la espectacular actuación de Héctor Bonilla, Bracamontes dijo que “se robó la película, si ya lo admiraba, después de compartir la película aumentó al mil por ciento mi admiración por él”. Respecto actuar junto a Sergio Mayer Morí, hijo de Bárbara Morí, con quien compartió la telenovela Rubí (2004), dijo que fue un placer.

“Sergito era un niño cuando hice Rubí, era muy lindo, le agarraba los cachetes”, comentó,

“Era el destino trabajar con otro Morí, es su primer película y hace un gran trabajo, se lo aplaudo”, resaltó.

Al público, la actriz le invita a “que se den la oportunidad de ir a ver Un padre no tan padre, que es una película que la hicimos con mucho amor, con ganas de que la disfruten. Van a reír, derramarán una lagrimita y saldrán con un sentimiento bonito”.