SAN DIEGO.- Para tener un corazón sano todo comienza con una dieta y estilo de vida saludable, según el doctor William Daniel Keen, especialista en cardiología para Kaiser Permanente en San Diego.

“Uno de los principales riesgos de las enfermedades cardíacas es el fumar, los cigarrillos son realmente perjudicial para el corazón; con frecuencia vemos a jóvenes fumadores, entre los 20 y 40 años, con ataques cardíacos”, dijo el médico.

Aparte de evitar fumar, Keen comentó que hacer ejercicio regularmente es muy importante para la salud del corazón.

“No tienen que ir a correr un maratón, cualquier tipo de actividad física es buena”, explicó.

“Siempre y cuando lo hagan de manera regular, otras cosas sencillas que hacen una gran diferencia son estacionar el coche lejos del mercado y cargar con las bolsas de mandado, y utilizar las escaleras en lugar del ascensor”.

Sobre la alimentación, Keen aconsejó llevar una dieta mediterránea, rica en frutas, pollo y grasas que provienen del pescado, de verduras, aceite de oliva y canola, aguacates y nueces.

“Estas son la grasas buenas, que en realidad protegen de un ataque al corazón”, agregó, al recalcar que esto significa que no es bueno consumir mucha carne roja y puerco.

El médico definitivamente simpatiza con la gente, él sabe que el problema con las recomendaciones alimenticias es que nadie quiere hacerlas, porque creen que ya llevan una dieta saludable o no ven los grandes beneficios, pero al mismo tiempo Keen les anima a que la piensen dos veces, porque nada les garantiza que están libres de un ataque al corazón.

“Sé que muchos preferirían llegar a casa y disfrutar de un six pack de cervezas, una carne asada ‘fries’ y fumarse un cigarrillo, pero esto no puede hacer que alguien realmente se sienta saludable”, agregó.

“Una dieta y un estilo de vida saludable sin duda te hará sentir muy bien, te dará una energía y una sensación de bienestar que la gente desea sentir cuando comen y fuman demasiado”, resaltó.

En la previa edición de El Latino San Diego, el doctor Keen recomendó siempre prestar mucha atención a las señales que el cuerpo típicamente da cuando hay riesgo de un ataque al corazón, estas son: presión y sensación de dolor, por lo general en el pecho, la mandíbula, la garganta y en el centro de la espalda y los hombros, algunas personas piensan que están teniendo problemas de hombro.

Advirtió que las personas diabéticas no suelen sentir algunas de estas señales, como la presión en el pecho. Además dijo que las personas que sienten los síntomas ocurren de manera predecible, cuando se está haciendo algún esfuerzo y al parar el malestar desaparece.

“Así es el dolor de corazón, se vuelve más fuerte con presión y se va con el reposo, pero si este dolor no desaparece después de 5, 10 o 15 minutos, y está acompañado por sudor, sensación de desmayo y nausea, estos son las señales de un ataque al corazón”, advirtió.