“Ser inmigrante no es ser criminal”, destacó el abogado Bardis Vakili ante cientos de manifestantes reunidos en San Diego para expresar apoyo a los refugiados e inmigrantes, principalmente de países con mayoría musulmana.

El abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ilustró el riesgo de criminalizar a los inmigrantes: “en California una de cada tres personas es inmigrantes del extranjero y cerca de la mitad de los niños tiene al menos un padre nacido en el extranjero”.

Explicó que cuando las autoridades civiles de migración arrestan inmigrantes, los llevan a centros de detenciones “donde ni una sola persona es delincuente” y quedan bajo custodia de las mismas autoridades que apresaban a descendientes de japoneses durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial.

Son partes de la situación que viven hoy los inmigrantes en San Diego y el resto del país.

Vakili llamó a asegurarse que ningún inmigrante es detenido y deportado sin que tenga oportunidad de defender apropiadamente su caso ante un tribunal.

Estos son tiempos, dijo, en que no se vale quedarse sentado en casa cuando los derechos civiles están en juego.

Comentó que ante la amenaza de que sean ignorados los derechos civiles de la comunidad inmigrante, algunas ciudades han decidido declararse santuario.

El presidente Donald Trump giró una orden para retirar fondos federales parta seguridad pública a las ciudades que santuario.

Pero Vakili aclaró que no hay ninguna ley que prohíba a una ciudad declararse santuario, y por lo tanto tampoco hay legislación que imponga sanciones a las urbes que se declaren santuarios en favor de los inmigrantes.

En conferencia de prensa ante el edificio de gobierno del condado de San Diego, dirigentes de diversos cultos religiosos y de organizaciones de derechos civiles, grupos laborales y funcionarios, como la alcaldesa Mary Casillas Salas de Chula Vista, se comprometieron a velar por los derechos de las comunidades inmigrantes.

El abogado Vakili advirtió que las primeras órdenes ejecutivas que giró el presidente Trump “se perfilan para levar cada vez más a los californianos a un sistema de injusticia, y para hacer nuestras comunidades menos seguras”.

Las órdenes del presidente van en contra de gobiernos locales que desean proteger a todos sus residentes, independientemente de su condición migratoria, para ajustarse a las disposiciones del presidente Trump.

Pero el movimiento santiario, explicó, incluye ahora escuelas, ciudades, condados e incuso estados, dispuestos a defender a sus residentes en tribunales ante amenazas.

Las personas interesadas en informarse o contactar al personal o programas de al ACLU pueden ingresar en internet a la página miaclu.org

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.