WASHINGTON, D.C.- Aún se requieren dar pasos importantes para garantizar una mayor equidad y justicia en las oportunidades de contratación de las empresas de minoría.

Así lo reconoce un nuevo reporte titulado: “Minority Barriers and Factors Affecting Minority Business Enterprises. A Review of Existing Disparity Studies” (Contraer Barreras y Factores que Afectan a las Empresas Minoritarias: Revisión de los Estudios de Disparidades Existentes).

El reporte fue publicado por la Agencia para el Desarrollo de Negocios de las Minorías (Minority Business Development Agency, MBDA) del Departamento de Comercio (U.S.Department of Commerce).

Dentro de los hallazgos interesantes del informe destacan que es en los ramos de la industria de la construcción, de servicios profesionales, arquitectura e ingeniería y bienes de suministro, donde eventualmente se observó una mayor disparidad en cuanto a la justicia y equidad en las oportunidades de contratación.

Por grupos étnicos, los más afectados, de acuerdo con una encuesta aplicada entre 2,835 personas de los diferentes ramos de actividad, fueron los afroamericanos, seguido por los asiático-americanos y los hispanos-americanos, en ese orden.

“Nuestro objetivo al publicar este informe es avanzar en el diálogo en torno a las diferencias de contratación y utilizar los resultados como un catalizador para la creación de políticas y soluciones innovadoras”, dijo Albert K. Shen, director nacional adjunto de MDBA.

“Este informe también subraya”, expresó, “el poder de los datos y el hecho de que todavía tenemos mucho trabajo por hacer para asegurar que los negocios de minoría (Minority Business Enterprises, MBE’s) tengan acceso justo y equitativo a las oportunidades de contratación”.

Otro hallazgo significativo, de acuerdo con el reporte reveló que “la disparidad en la contratación sigue siendo amplia los MBE’s suelen obtener un número menor y el valor en dólares de los contratos en proporción al número de MBE existentes en un mercado comparable”.

“Es sumamente importante que los MBE, los grupos de defensa y los responsables de la formulación de políticas tengan acceso a esta información “, dijo.

En general, el estudio considera que si bien se pudieran dar prácticas que pudieran ser percibidas por los afectados como ‘discriminatorias’, el hecho es que se pudiera tratar de una percepción, y por lo tanto, se requiere de evidencia de que esta conducta realmente existe; ya que sin pruebas fehacientes, es difícil de demostrar.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com