SAN DIEGO.- Carreteras cerradas, piedras en el camino, árboles caídos y grandes inundaciones provocó en las ciudades del condado de San Diego la tormenta iniciada la noche y madrugada del domingo 28 y que se prolongó hasta la madrugada del martes 1 de marzo.

Las intensas y prolongadas lluvias son una de las mayores que se recuerde en los últimos años.

Fueron muchos y variados, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, los registros que se rompieron con esta tormenta, pues hasta el lunes 27 de febrero, en las montañas de Palomar cayeron 5 pulgadas de agua, superando el récord anterior de 2.05 pulgadas, impuesto el 27 de febrero de 1983.

Registros históricos

En la ciudad de Escondido se registraron 2.28 pulgadas ligeramente mayor al anterior récord de 2.25 pulgadas en 1938; mientras que en Campo se recibieron 2.23 pulgadas de precipitación pluvial, que superó fácilmente a los 0.84 registrados en 1951.

Pero también comunidades como Alpine recibieron noticias de la tormenta, al caer 3.46 pulgadas, cantidad muy superior al anterior de 1.1 que cayeron en 2003.

Mientras Chula Vista registró 2.23 pulgadas de lluvia, superando fácilmente al 0.4 del 2001, la ciudad de El Cajón recibió 1.43, mayor al récord de 0.9 establecido en 1983.

Asimismo, el aeropuerto de San Diego, Lindbergh Field había recibido, de octubre a la fecha, 10.38 pulgadas de precipitación, cuando su promedio anual es de 10.33, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional.

Los registros de 4.69 en el centro de la ciudad de Poway; 4.72 en el aeropuerto de Ramona; 6.69 en La Presa Henshaw; 6.69 en Birch Hill; 6.39 en el Lago Cuyama; 4.07 en La Mesa, 3.57 en Kearny Mesa y 3.24, en Carlsbad, hablan por si solos de la magnitude de la tormenta.

Sin embargo, los datos más asombrosos acerca de la cantidad de lluvia que cayó del domingo en la madrugada a la madrugada del martes se observó en el Observatorio de Palomar, donde la precipitación alcanzaría las 9.04 pulgadas.

Vialidades cerradas a causa de la lluvia

Por otra parte, la Patrulla de Caminos de California (California Highway Patrol) dio a conocer que decenas de vialidades, algunas principales, tuvieron que ser cerradas debido a la fuerte precipitación pluvial.

Cabe destacar que un importante tramo de Torrey Pines Norte en la Jolla fue cerrado por la policía de San Diego a la circulación de vehículos, pues el agua se había estancado al punto de hacer peligroso el tránsito de norte a sur, por dicha carretera.

En la misma vialidad, el reportero observó una enorme piedra que cayó de un cerro que se encontraba desmoronado y si no produjo un accidente entre los vehículos pasaban por la carretera fue que por fortuna la misma quedó al pie del cerro, que se había ‘deslavado’ a causa del temporal.

La buena noticia es que pese a lo copioso de las lluvias, no se registron pérdidas de vida que lamentar por esta causa, como si ocurrió en la vecina ciudad de Tijuana, donde al menos 3 personas perdieron la vida, debido a esta tormenta invernal.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com