Mientras que el presidente Donald Trump se dispone a quitar y sustituir por otro plan la reforma de Salud que promovió el expresidente Barack Obama, California podría seguir su propio rumbo independiente con una nueva propuesta para incluir a las comunidades inmigrantes en un proyecto estatal de salud.

La senadora estatal Toni Atkins de San Diego y su colega Ricardo Lara presentaron esta semana una propuesta de ley que de aprobarse permitirá que todas las personas que viven en California, sin importar su condición migratoria.

Pero, de acuerdo con la senadora, la propuesta SB562, o Acta de Salud de California, podrí beneficiar a todas las personas que viven en el estado al reducir costos innecesarios.

En términos generales, si se prueba la ley, el plan de salud estatal funcionaría así:

Cada persona hace un solo pago por servicios de salud y cada residente de California elige a un doctor para que le atienda, no a un seguro de salud, sino a un médico.

Los empleados clínicos deciden análisis, y tratamientos en entrevistas en persona con los pacientes; ya no toman las decisiones las computadoras.

Los dos senadores coinciden en que como el estado de California es –separado del resto del país—una de las principales economía en el mundo, los pagos que hagan los residentes alcanzan a cubrir el costo de los servicios.

Con el proyecto de Salud de California, el estado coordinaría los servicios y las aseguradoras comerciales ya no se llevarían ganancias que encarecen los servicios al público.

De esa forma, los servicios tampoco tendrían copagos ni altos deducibles que las aseguradoras varían según el paciente y lo que ese residente pueda pagar a las compañías de seguros.

El plan de salud estatal sería revisado por una comisión independiente que elija el público e informe abiertamente sobre cambios y decisiones. Esto terminaría con acuerdos que las aseguradoras toman a puerta cerrada y que afectan el costo de pólizas del público.

Esta semana los dos senadores platican con residentes de California acerca de su propuesta.

California tiene ahora unos 39 millones de residentes y cada uno de ellos haría un pago único por servicios de salud.

La Oficina de Análisis Legislativo estima que el costo total del proyecto sería de unos cien mil millones de dólares pero no es una cantidad que se deba reunir desde el principio.

Manuel Ocaño