Un joven soñador mixteco de San Diego dirige desde ahora a unos 400 mil indígenas oaxaqueños radicados en California.

“Por primera vez en 23 años, los viejos dirigentes eligieron que un grupo de jóvenes los remplacemos, para renovar nuestras luchas en la era del presidente Donald Trump”, explicó en charla telefónica el dreamer Luis Antonio López Reséndiz, becario de la Universidad de California en Berkeley.

El Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (Fiob) eligió a Luis López a otros tres jóvenes, todos de menos de 25 años para coordinaciones en California.

El vicecoordinador estatal, Miguel Villegas, es cantante de rap en mixteco, español e inglés; la coordinadora de las mujeres indígenas es una joven zapoteca, Janet Martínez.

López Reséndiz, quien estudia Historia con especialidad en grupos indígenas en California habló de la importancia de las comunidades oaxaqueñas en el estado.

“Somos quizás el mayor grupo indígena, por lo menos en California; el mixteco es actualmente la lengua indígena que más se habla en California, y Oaxaca es el estado del que proviene ahora la mayoría de los inmigrantes a este estado”.

Se calcula extraoficialmente que poco más de cien mil zapotecas se concentran principalmente en el área de Los Ángeles, mientras que otros 300 mil indígenas oaxaqueños, en su mayoría mixtecos, viven en las zonas rurales de California, principalmente en el Valle Central, en la llamada “canasta del mundo”, la zona de mayor producción agrícola.

“Uno de nuestros primeros retos ahora es coordinar los encuentros y talleres para capacitar en la defensa de sus derechos como inmigrantes a nuestros indígenas que viven en California en las 16 lenguas que se hablan en Oaxaca”, explicó Luis López Reséndiz.

La organización capacita a sus propios representantes y también presentará a abogados que solo hablan inglés o español, acompañados de indígenas traductores.

Por ahora no se han reportado redadas de agentes de migración en zonas rurales de California pero sí en las áreas urbanas.

Los jóvenes dirigentes también se enfocarán en “sensibilizar culturalmente en California” las zonas con población significativa indígena.

Explicó que los indígenas oaxaqueños se identifican por la cultura en la que nacen más que por el punto geográfico.

López Reséndiz, por ejemplo nació de padres mixtecos en Tijuana, de donde pasó de niño a San Diego, pero habla mixteco y siempre se ha identificado con su cultura materna.

Janet Martínez es tercera generación zapoteca, nacida en Estados Unidos, pero el zapoteca es su cultura y lengua materna, en la escuela siempre estudió en inglés en Los Ángeles y también domina el español.

La nueva coordinadora de jóvenes indígenas oaxaqueños, Daysi Alonso, es inmigrante mixteca, nacida en Santa Rosa Caxtlahuaca.

Para los nuevos dirigentes, es importante sensibilizar a la sociedad californiana sobre las culturas indígenas, que a veces no nos van a reconocer con parámetros convencionales.

“Tenemos jóvenes que nacieron en California y hablan una lengua indígena e inglés pero no español, otros solo hablan español, hay otros que nada más hablan una de las lenguas de Oaxaca”, explicó López.

Además hay variantes según las ocho regiones indígenas oaxaqueñas de las que provengan.

Otras de las prioridades de los jóvenes indígenas dirigentes “es poder concretar el proyecto del Oaxacatown en la zona sur central de Los Ángeles”, explicó López Reséndiz.

Explicó que los indígenas oaxaqueños aspiran a tener su propio pequeño pueblo, o villa, en Los Ángeles de la manera en que la comunidad china tiene un Chinatown y los coreanos un Koreatown.

Dijo que el proyecto de Oaxacatown cuenta con el apoyo del gobierno estatal de Oaxaca, que el año pasado envió una delegación para revisar la forma en que podría apoyar.

Manuel Ocaño

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.