Una señora dijo que cuando fue al supermercado le advirtieron que “la migra” estaba en las inmediaciones y revisaba documentos a los clientes; otra dijo que tenía miedo de salir de su domicilio.

Una más dudaba si le convenía traer con ella una matrícula consular o una licencia de California obtenida bajo la ley AB60.

Poco a poco al centro recreativo de San Diego llegó alrededor de una treintena de vecinas. Entre ellas estaba al menos un par de abuelas con sus nietos en carriolas.

Pedro Ríos, el director del Comité de Servicios Amigos Americanos (AFSC), escuchó con atención y anotó a la vista del grupo las principales preocupaciones.

En diálogo, las asistentes a la reunión comenzaron a comprender que aunque hay un riesgo latente mayor de detenciones bajo el gobierno del presidente Donald Trump, es ideal tener información fidedigna, confiable, acerca de lo que sucede, e ideas para mejorar su seguridad.

El sábado, por ejemplo, tres vehículos de la patrulla fronteriza con agentes uniformados se presentaron al mayor centro comercial en National City. Muchas personas se alarmaron. Cuando Ríos llamó a las autoridades para informarse, le dijeron que se trató de un operativo anti drogas en que de hecho incautaron drogas.

La próxima vez que haya un operativo similar, quienes sientan temor podrían llamar al comité para avisar y pedir información sobre el incidente.

Ese diálogo entre Ríos y el grupo de señoras es la dinámica promedio de las reuniones que el AFSC lleva a cabo cada vez más a menudo con la comunidad. A esa reunión en particular en el centro comunitario acudieron solo madres de familia posiblemente por el horario, el mediodía, cuando muchos miembros de la comunidad se encuentran en labores.

“Nosotros pedimos que se junte un grupo de al menos unas diez personas, y nosotros asistimos a dar las charlas; podemos reunirnos en lugares públicos, en negocios o en casas de interesados; lo importante es hacer llegar la información”, explicó Ríos.

La tónica de no decir la verdad de la administración del presidente Donald Trump, o de decirla a medias, y de soltar rumores como la idea de usar a las fuerzas armadas para detener migrantes crea mucha preocupación entre la comunidad inmigrantes.

Como muchas familias tienen condición migratoria mixta, con miembros ciudadanos, residentes legales e indocumentados, la preocupación por lo general impacta a buena parte de la sociedad en San Diego.

Por eso en reuniones como la de esta semana resulta muy importante confirmar que ha sido un rumor insistente que las autoridades de migración presuntamente se presentarían sorpresivamente en supermercados. Ninguna de las veces que se ha mencionado ha sucedido en realidad. Aunque no significa necesariamente que nunca vaya a ocurrir.

Las pláticas de AFSC retoman todos los temas fundamentales que conviene a la comunidad tener en mente, desde reconocer a las autoridades que pudieran demandar documentos, las formas en que pueden responder, tener un plan de emergencia, dónde se pueden conseguir consejos de abogados, si se puede confiar en la policía, y qué leyes del estado de California protegen a las personas independientemente de su condición migratoria.

Ríos explicó que durante el primer mes de gobierno del expresidente Barack Obama se deportaron más personas que durante el primer mes de gobierno de Donald Trump. En los ocho años de gobierno del expresidente Obama fueron deportadas dos millones 600 mil personas.

¿Pero entonces qué es lo que ha cambiado? De acuerdo con Ríos, la diferencia principal está en la actitud de algunos agentes de migración, tanto de la patrulla fronteriza como de la oficina de Inmigración y Control Aduanal (ICE).

Conforme las autoridades ahora actúan de manera distinta, más visibles, con detenciones de personas que antes tenían permisos, e incluso con detenciones de dreamers, la comunidad necesita tener nueva información para tomar decisiones, de acuerdo con Ríos.

La administración Trump se propone contratar a 15 mil agentes más, diez mil de ICE y otros cinco mil patrulleros fronterizos.

Lo que los medios no han informado es que se trata de un proceso largo de reclutamiento y capacitación pero las instituciones podrían pedir menos requisitos para los potenciales agentes, con tal de cubrir esas cantidades.

Quienes se interesen en invitar a Ríos y a Sofía Sotres de AFSC a alguna reunión, pueden llamar el número telefónico 619-233 4114.

El correo de Sotres es ssotres@afsc.org

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.