SAN DIEGO.- La coordinadora de servicios de la organización Access to Independence en San Diego, Raquel Vega, declaró en entrevista para El Latino que es difícil conseguir vivienda para los adultos mayores discapacitados que atienden.

El problema de la vivienda en San Diego es con el que más se enfrentan actualmente, dijo. Recientemente la coordinadora atendió un caso de una mujer que perdió la vista y fue difícil encontrarle un hogar.

Access to Independence es un centro que tiene 40 años operando y ofrece distintos programas, entre ellos, uno para adultos mayores de 55 años que resultaron afectados de la vista y requieren asistencia para vivir de manera independiente.

Los trabajadores de la organización acuden a los hogares de los pacientes para atenderlos como, por ejemplo, cuando adultos mayores encuentran dificultades para poder transportarse.

Antes de visitar al paciente, se le hace un cuestionario por teléfono para obtener información general y conocer sus necesidades.

La coordinadora de servicios del centro de apoyo enfatizó que los fondos económicos se acaban y a veces es complicado cumplir con las metas de la organización.

La mayoría de las personas que apoyan apenas reciben un cheque de seguridad social de 900 dólares al mes que no le alcanza para cubrir sus necesidades médicas.

A veces, una persona necesita información sobre cómo usar una silla de ruedas y no solo el que se la regalen.

Access to Independence ayuda también a que las personas mayores discapacitadas encuentren empleo. Se les enseña cómo escribir un currículum y una vez que tienen un trabajo se les capacita en la medida de lo posible.

La organización apoya a muchos hispanos que viven en Escondido, Chula Vista, National City y San Ysidro.

Los únicos requisitos que se deben reunir para recibir ayuda son que sea mayor de 55 años y que padezca una discapacidad.

Otro programa especial que ofrece el centro es para jóvenes discapacitados de 18 a 24 años, a quienes se les enseña a independizarse mediante el estudio y el trabajo.