SAN DIEGO.- El departamento de comunicación del condado de San Diego informó que cada vez más gente está abusando de las prescripciones médicas de analgésicos opioides. Podría decirse que esta práctica insana se ha convertido en una epidemia.

Los opioides u opiáceos, son analgésicos muy efectivos que producen sueño y pueden provocar dependencia y tolerancia si se consumen de forma continuada.

La oficina del Examinador Médico del condado dio a conocer estadísticas que muestra que en los últimos años se ha incrementado el consumo de heroína y otras drogas de tipo opiode.

Más gente en el condado está falleciendo por el abuso de los analgésicos, situación que rebasa las muertes de accidentes vehiculares y suicidios.

El jefe de la Oficina de Examinador Médico de San Diego, Jonathan Lucas, advierte que la epidemia es nacional y cree que aumentarán los casos.

Los analgésicos opioides Oxicodona e Hidrocodona, por ejemplo, se prescriben para aliviar dolores pero tienen efectos de euforia y se pueden convertir en una adicción con el paso de los años. Eventualmente pueden causar problemas de respiración y la muerte.

El especialista refiere que el consumo combinado de varios de estos medicamentos en exceso muchas veces resulta mortal.

De acuerdo a las estadísticas más recientes, en los últimos 15 años se ha duplicado el consumo de estos fármacos en el condado de San Diego.

En el condado, unas 250 personas mueren al año por el abuso de opioides y la mayoría fallecen durante el sueño.

Autoridades de la oficina de fiscalía del condado y expertos en el abuso de prescripción de drogas llevan a cabo reuniones para impulsar programas de prevención y reducción del abuso de los analgésicos en la región.

En las reuniones participan padres de familia, médicos, agencias de gobiernos y abogados.

Jonathan Lucas dice que parte de la solución para prevenir el abuso a las drogas consiste en educar a los consumidores sobre los riesgos de los medicamentos.

El médico debe tener conocimiento de todos los medicamentos que ingieren sus pacientes, ya que muchas veces una misma persona acude a otros doctores para obtener cantidades adicionales del mismo fármaco.

Los pacientes que se encuentren en esta situación deben comenzar por reconocer su adicción y someterse a tratamiento.

“Los medicamentos recetados son un negocio serio y sólo porque son prescritos no significa que sean siempre cien por ciento seguros”, explica Lucas.

Si usted cree que padece una adicción o conoce a alguien que la tenga, puede obtener ayuda en la siguiente página de Internet SanDiegoRxAbuseTaskForce.org

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com