SALEM, OREGON.- Eran las 9:05 horas del Pacífico, del lunes 21 de agosto en la ciudad de Salem.

El horizonte reflejaría lo que los cientíicos de la Administración Nacional de Aeronaútica Civil (NASA, por sus siglas en inglés) con mucho tiempo de anticipación: el inicio del primer eclipse solar total, sin duda, un gran acontecimiento.

En el cielo apareció visible media cara amarilla del sol, con la otra mitad cubierta por las penumbras, que daban un aspecto impresionante a los espectadores.

Luego se pasaría de una sorpresa a otra con los gritos de entusiasmo de quienes tuvieron la fortuna de vivir este histórico momento. De un “ahhh!!!! hasta gritos de entusiasmo y aplausos, fueron muchas y variadas las maneras en que cada quien vivió este singular momento para la humanidad.

De Salem, Oregón se pasaría al centro del país, de la hora del pacífico, a la de la montaña hasta llegar a la del este. El eclipse reflejaba, sin duda, no sólo los estados de ánimo de quienes lo disfrutaron, sino las características de la variada y vasta geografía estadounidense.

De Oregón a Jefferson City, Montana, a Idaho Falls,. Nebraska, a Hopkinsville, Kentuky, a Carbonadelle, Illinois hasta llegar al punto considerado culminante para que el sol se volviera a vestir y saliera orgulloso y pleno, vestido con su tradicional “indumentaria dorada”, Charleston, Carolina del Sur.

Pero tuvieron que pasar más de dos horas y media para que pasara de la luz amarillenta a la penumbra y regresara a su estado habitual entre los aaahhh!!! de admiración y perplejidad. El eclipse total de sol se había consumado, pero hombres, mujeres y niños lo gozaron en los parques, los sitios públicos y algunos hasta en los observatorios científicos que hay en el país, el eclipse de sol en todo su esplendor, apoyados en los filtros especiales para ver este tipo de fenómenos.

¿Qué ocurrió en San Diego?

Pese a que el condado de San Diego no fue el mejor escenario para presenciar el eclipse total de sol, los sandieguinos si se prepararon para observar lo que fue posible.

Ante la falta de un mejor escenario visual, el Centro de Ciencias de Balboa Park, sin embargo, llevó a cabo un evento gratuito en el cual mostró a los visitantes cómo se puede construir un proyector de agujeros, y cómo adquirir filtros especiales para la observación del eclipse, sin arriesgar a eventuales daños oculares.

De hecho, este fue el primer eclipse total visible en los Estados Unidos desde 1979 en una franja de 100 millas de ancho del país de Oregon a Carolina del Sur.

Ahora a esperar el del 2024 dijo al aire un conductor de la estación NASA TV, Public Channel, quien junto a un grupo de científicos analizaron los pormenores de este espectacular suceso.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com