Los abogados de Juan Manuel Montes, de 23 años presentarán a la corte federal estos días una petición para que el primer dreamer o joven soñador que fue expulsado del país durante la administración del presidente Donald Trump pueda regresar a San Diego a presentarse en un juicio y defender su caso.

Montes, quien fue deportado a Mexicali en febrero pasado, debe volver a California para aclarar cómo fue que lo deportaron, dijo la abogada Nora Preciado, del Centro Legal Nacional de Migración, quien encabeza la defensa.

El magistrado Gonzalo Curiel ordenó por su parte a la patrulla fronteriza que entregue toda la documentación sobre la detención y deportación de Montes, lo que ha representado un problema para esa agencia..

Montes habría sido deportados dos veces en el mismo día, la primera erróneamente, pero la patrulla sólo cuenta con datos oficiales de la segunda deportación.

La versión que ha dado el joven y sostienen sus abogados es que Montes caminaba por una calle de Calexico cerca de la garita cuando unos patrulleros le pidieron alguna identificación.

El joven no llevaba consigo la identificación que lo acredita como dreamer pero indicó a los patrulleros que la había dejado en un vehículo estacionado cerca del lugar, donde la guardo para que no se le perdiera.

Los patrulleros, de acuerdo con la versión del joven soñador, ignoraron la explicación del muchacho, lo arrestaron y momentos después o deportaron a Mexicali.

Montes, quien vive desde los 9 años de edad en California y no conoce Mexicali, escaló entonces la barda fronteriza, saltó y fue arrestado.

La patrulla fronteriza le dio a firmar un documento que después el joven sabría que era un reconocimiento para salir voluntariamente del país, lo que le impide regresar por diez años y en todo caso ya no tendría protección contra posteriores deportaciones.

“La patrulla tendrá que entregar toda la documentación videos y otras pruebas con que cuente”, dijo la abogada Preciado en conferencia de prensa tras una audiencia este miércoles.

Otra abogada del joven, Mónica Ramírez Almadani, dijo que la corte “está preparada para un juicio, que pensamos que vamos a iniciar dentro de unos tres meses”.

“Desde el principio de este caso hemos dicho que el señor Juan Manuel Montes fue deportado ilegalmente un sábado en la noche”, agregó la abogada.

Explicó que la corte “reconoce que este caso es muy serio y quiere saber qué fue exactamente lo que le pasó a Montes”.

El magistrado en el caso, Gonzalo Curiel, es el mismo juez que llevó en San Diego el caso contra la Universidad Trump, acusada de fraude, propiedad del actual presidente de Estados Unidos.

Preguntado sobre este caso, el joven dreamer Jesús Méndez, de San Diego, opinó que la forma en que Montes fue detenido y deportado “añade más de esa leña de ansiedad, de miedo, de incertidumbre al fuego que ya ha existido, pero que resurgió después de la elección del presidente Trump”.

Para Christian Ramírez, el director de la Coalición de Comunidades Fronterizas, dijo por su parte que es “sumamente importante que este caso se ventile en la corte para que tengamos las herramientas para decirle al resto de los muchachos que tienen DACA que su estancia en el país está protegida”.

“Pero, mientras exista esta duda, claro está, el resto de los muchachos está preocupado, y con justa razón, sobre todo quienes viven aquí en la frontera”, agregó Ramírez.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com