La Cruz Roja y el Servicio de Guardacostas en San Diego han sido de las primeras organizaciones en enviar refuerzos a la zona devastada por el huracán Harvey en Texas.

La Cruz Roja informó que dos bomberos de Chula Vista se ofrecieron como voluntarios y partieron rumbo a Texas incluso antes de que San Diego integrara un equipo para apoyar operaciones de búsqueda y rescate.

El equipo de apoyo de San Diego incluye a unos 50 médicos, enfermeras, rescatistas, paramédicos y expertos en comunicaciones, entre otros.

Ese equipo, el C4, estaba listo para partir al área de Houston al cierre de esta edición de El Latino.

Por su parte el cuartel de la Guardia Costera de San Diego puso a disposición de sus colegas en la costa de Texas uno de sus helicópteros para ayudar en labores de rescate.

El gobierno texano calculaba que hasta 30 mil personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares por inundaciones al principio de esta semana, pero se preveía que las lluvias continuaran fuertes hasta el viernes por lo menos, lo que también incrementa las posibilidades de derrumbes, especialmente en zonas donde el suelo no alcanza a absorber le agua.

Los equipos de San Diego han llevado algunos víveres y medicamentos.

Algunas iglesias en el condado de San Diego también reunían ayuda humanitaria para enviar a Texas en cuanto se restablezcan los vuelos comerciales.

Manuel Ocaño