El cúmulo de casos de hepatitis en San Diego llevó a California a una declaración de emergencia por hepatitis.

El gobernador Jerry Brown declaró emergencia estatal por un brote de hepatitis que ha cobrado por lo menos 18 vidas en San Diego y ha contagiado a cerca de 600 personas, en su mayoría en el condado.

La secretaria estatal de Salud, Karen Smith, informó que se han distribuido unas 80 mil vacunas para adultos, pero faltan inmunizaciones para enfrentar el brote apropiadamente.

Se registran 491 casos de contagio en el condado de San Diego, otros 71 en Santa Clara y doce en las inmediaciones de Los Ángeles.

De acuerdo con la secretaria Smith, se trata de un brote de hepatitis tipo A, que generalmente se transmite por alimentos contaminados con bacterias de desechos humanos.

El departamento de Salud informó en declaraciones escritas que “el riesgo de infección por hepatitis A se asocia con la falta de saneamiento e higiene, y se transmite por la ingestión de alimentos y bebidas contaminados o por contacto directo con una persona infectada”.

Advirtió que el virus de la hepatitis A puede vivir durante meses en un ambiente contaminado, especialmente en ausencia de un buen saneamiento.

El brote ha afectado particularmente a las personas que sufren de falta de vivienda y algunos usuarios de drogas inyectables.

El Departamento estatal de Salud concentró la distribución de las vacunas en las áreas de mayor riesgo.

En el condado de San Diego, donde se han registrado todas las fatalidades, las autoridades de Salud estatales y locales procurarán vacunar a todos los indigentes.

“Las agencias locales de salud pública trabajan arduamente para ofrecer vacunas a las personas que están en mayor riesgo de infección, incluidos los californianos sin hogar”, dijo la secretaria. Smith.

Agregó que la tarea más importante ahora es “asegurar que las comunidades puedan seguir entregando las vacunas donde más se necesitan”.

Para prevenir que el brote continúe, las autoridades abrieron esta semana un refugio adicional para indigentes en las inmediaciones del parque Balboa.

Los síntomas típicos de la hepatitis A incluyen fiebre, malestar general con falta de apetito y náuseas y, más adelante en el curso de la infección, amarillez de la piel y los ojos.

La infección severa por hepatitis A es rara, pero ocurre en personas con enfermedad hepática crónicas y puede causar que el hígado falle, lo que puede causar la muerte.

Esta semana las autoridades del condado de San Diego informaron que habían invertido unos tres millones de dólares en recursos para detener el brote de hepatitis.

La campaña contra la hepatitis en San Diego ofrece esta vez servicios de higiene para las personas que carecen de hogar y limpieza a fondo en calles donde habitualmente los desamparados han establecido pequeños asentamientos con tiendas de campaña.

El epidemiólogo en jefe en California, Gil Chávez, dijo que la declaración de emergencia hará que el gobierno federal aumente la entrega de vacunas contra la hepatitis para hacer frente apropiadamente al brote.

Manuel Ocaño