El brócoli es la pesadilla de muchos niños. Pero, al igual que algunos otros vegetales crucíferos como las coles de Bruselas, cuando se cocinan de la manera correcta, son deliciosos y hasta a los niños les pueden gustar.

El brócoli está cargado de nutrientes esenciales, vitaminas, minerales y fibra. Este alto contenido nutritivo lo hace beneficioso para combatir la artritis y el cáncer, fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la presión sanguínea y ayudar con los problemas de azúcar en la sangre. También es una buena fuente de un compuesto frecuentemente asociado con cebollas rojas y arándanos con un gran poder anti-inflamatorio y antioxidante. Con esto ayudarás a prevenir muchas enfermedades ya que la inflamación interna es la causa principal de muchas enfermedades.

El brócoli es muy bueno para tus esfuerzos de bajar de peso o mantenerte en peso por su alto contenido nutritivo, bajo nivel de carbohidratos, alto nivel de fibra e impacto insignificantico sobre el azúcar en la sangre. Con esta combinación, el brócoli te mantiene satisfecha, con energía constante y con un sistema hormonal balanceado. Un sistema balanceado te ayudará a evitar subidas de peso, hambre en exceso o fatiga. También beneficiará tu estado de ánimo.

Es importante que sepas que algunos de las propiedades beneficiosas del brócoli se alteran al cocerlo. Por ejemplo, cocerlo al vapor puede mejorar las propiedades antioxidantes. Cocerlo en agua hirviendo puede reducir ciertas propiedades. El vapor no reduce el contenido de vitamina C, mientras que la cocción en agua lo hace de manera significativa. Según un estudio, tanto la cocción en agua como al vapor aumenta el contenido de ciertos nutrientes comparado con el brócoli fresco.

El microondas es una forma muy popular de cocinar el brócoli, pero presenta los mismos desafíos que acabamos de discutir. Cocerlo en una estufa o un sartén de hierro es una buena forma de cocerlo para proteger sus nutrientes y mejorar su sabor.

Una de mis formas favoritas es cocerlo sobre fuego mediano en la estufa, utilizando un sartén de hierro. Lo rocío de aceite de oliva extra virgen y lo sazono con sal, ajo, limón y chile (en polvo o picado). Con estos ingredientes estoy mejorando el sabor, la textura, y al mismo tiempo incrementando el poder para reducir inflamación y acelerar el metabolismo. Otra forma rica y nutritiva es cocerlo como te sugerí, después molerlo en la licuadora con un poco de caldo de pollo, caldo vegetal o leche de coco. Después regresarlo al fuego y cocerlo por un tiempo más y servirlo como sopa. Puedes experimentar agregándole diferentes especias para ver con cual te gusta más su sabor.

Si quieres recetas mexicanas para bajar de peso, visítanos en www.FlacaForever.com. Maru es Fundadora de Flaca Forever® y creadora de programas efectivos para bajar de peso, mejorar la salud y ser más feliz.