Un multimillonario de California lanzó en San Diego una campaña de anuncios por televisión con intención de destituir al presidente Donald Trump.

El multimillonario Tom Steyer, de California, inició una campaña de anuncios por televisión en los que llama a los televidentes a apoyar con firmas una petición de destitución del mandatario.

Su meta es reunir un millón de firmas de electores para entregarla al congreso, la única institución que podría quitar de su puesto al mandatario.

Entre otras razones para destituir a Trumo, Steyer mencionó que Trump atenta contra los jóvenes dreamers.

“Donald Trump nos ha llevado al borde de una guerra nuclear, ha obstaculizado la justicia y ha tomado dinero de gobiernos extranjeros; necesitamos destituir a este presidente peligroso”, dice el mismo Steyer en el primer anuncio divulgado a nivel nacional.

“Un congreso republicano una vez destituyó a un presidente por mucho menos. Y hoy los legisladores en el Congreso y su propia administración saben que este presidente es un peligro claro y presente, que es mentalmente inestable y está armado con armas nucleares”, agregó.

Steyer, quien según Forbes tiene una fortuna de más de mil 600 millones de dólares, informó que invertirá por lo menos diez millones en la campaña de anuncios.

En una entrevista que concedió Steyer, dijo que su intención es “proporcionar una voz al pueblo estadunidense, porque es lo más poderoso que tiene”.

A su parecer, tanto “demócratas como republicanos saben que este presidente es un peligro claro y presente a su salud y su seguridad”.

Los anuncios piden que la audiencia ingrese al portal en que se recaban las firmas que después serán enviadas a los respectivos congresistas de cada distrito, pues una potencial destitución del mandatario estaría en manos del congreso.

El empresario, que ha contribuido financieramente a campañas de aspirantes demócratas, presentó también cometarios por escrito.

Indicó que Trump “ha amenazado con reducir la ayuda para millones de ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico que luchan por sobrevivir sin agua potable o electricidad, una medida que sería un abandono total de su deber”.

Agregó que “todos los días, los estadounidenses se preparan para un mensaje de Twitter que podría desencadenar una guerra nuclear”, con relación a la costumbre del presidente de comunicar constantemente sus pensamientos a través de esa red social.

El multimillonario no identificó alguna fecha para entregar los congresistas las firmas que reúna su campaña, que se presenta en televisión regular en California y Nueva York, y por cable en el resto del país.

Pero por lo menos un congresista demócrata consultado al respecto, dijo que “todavía no estamos ahí”.

Antes el congresista Al Green de Texas había presentado “artículos de destitución” al congreso y solicitó que se debatieran de manera urgente en la cámara de representantes.

Su propuesta de hecho fue tomada a discusión cerca de una hora después de ser presentada pero quedó sin efecto porque Green ya no se encontraba en el seno del congreso.

En julio pasado el también congresista demócrata Brad Sherman, de California, había presentado una petición para debatir artículos de destitución del presidente.

Pero su iniciativa no prosperó en el congreso, ante la falta de evidencias de que el mandatario haya coludido con espías rusos para su triunfo electoral.

Manuel Ocaño