La patrulla fronteriza del sector San Diego pasa ahora a seleccionar el o los modelos de barda luego de que media docena de empresas terminó esta semana los ocho prototipos de muro fronterizo en la zona de Otay Mesa.

Se trata de prototipos que fueron construidos al menos seis pies por debajo de ras de tierra y con una elevación de hasta 30 pies.

La patrulla informó a El Latino que con esa profundidad podrían prevenir la mayoría de los túneles transfronterizos.

Para elegir modelos, la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), a la que pertenece la patrulla fronteriza, realizará pruebas para comprobar que se trata de muros por los que no se puede trepar, que no se puedan escalar, que no se les puedan hacer perforaciones y que además sea más difícil pasar por debajo.

La patrulla por su parte también demanda que sean modelos a través de los que pueda ver hacia territorio mexicano.

Cada uno de los modelos terminados tuvo un costo de entre 300 mil y 500 mil dólares.

El modelo seleccionado se usar para construir parte de una primera fase de 62 millas, entre construcción y sustitución de muro en puntos que la patrulla fronteriza considera claves para frenar el paso.

La construcción iniciaría tentativamente en la primavera del próximo año, según informó la directora nacional interina de la patrulla, Carla Provost.

La construcción de los prototipos generó bastante curiosidad entre vecinos de Tijuana, desde donde se pudieron ver a simple vista desde lo alto de algunos montículos de tierra y escombros.

Las autoridades federales mexicanas solo impidieron que los curiosos y la prensa se acercaran a la barda unos días, pero la ola de visitantes superó las expectativas y tuvieron que dejar el paso libre hasta los montículos.

El muro es la mayor promesa de campaña electoral del presidente Donald Trump.

El mandatario ha tenido dos cambios notables con respecto al tema:

Por un lado ya no ha insistido en que México debe pagar por la construcción del muro fronterizo.

Por el otro, este fin de semana Trump finalmente declaró de manera abierta en entrevista televisada que puso en jaque el programa de los dreamers, Acción Diferida, para después aprobarlo “pero tienen que dar algo a cambio”, el financiamiento del muro fronterizo.

La bancada demócrata en el congreso mantiene su negativa a financiar el muro y trata de pasar una iniciativa “limpia” para los soñadores, que sea independiente a las demandas de Trump.

Manuel Ocaño