La Guardia Costera desembarcó en el puerto de San Diego tres toneladas de cocaína que incautó en diversas intercepciones en el Pacífico durante recorrido de unas tres semanas.

“Las drogas incautadas fueron el resultado de múltiples interceptaciones llevadas a cabo por varias tripulaciones de la Guardia Costera en el Océano Pacífico oriental desde mediados de septiembre hasta principios de octubre”, informó la institución.

El recorrido se llevó a cabo en aguas internacionales, frente a costas de Centro y Suramérica.

Se informó oficialmente que el total fue de seis mil 570 libras, que equivalen a dos mil 992 punto 92 kilogramos, apenas cuatro kilos menos que tres toneladas completas.

Las intercepciones las llevó a cabo una fragata conocida como Active, que incluye tripulaciones y al menos tres naves del Servicio de Guardacostas.

Según la Guardia Costera, para la seguridad nacional es prioridad “la lucha contra las redes transnacionales de delincuencia organizada, de la cual proviene el comercio ilegal de droga”.

En esta ocasión el Guardacostas no informó sobre arrestos de narcotraficantes que transportaban la cocaína ni mencionó a grupos delictivos específicos.

El comandante del grupo Active, Chris German, se concretó a elogiar el trabajo en equipo tanto del personal en el mar como el de apoyo en tierra e incluso en vuelos de reconocimiento.

Dijo que “el trabajo en equipo fue clave para combatir con éxito el crimen organizado transnacional en las zonas de tráfico de drogas en los últimos meses”.

Agregó que “detuvimos toneladas de drogas destinadas a llegar a nuestras calles, y las calles de las naciones aliadas en Centroamérica y Sudamérica.

El cargamento fue entregado a la Agencia Federal Antidrogas (DEA) en San Diego, entre otras instituciones.