La pareja que contrajo matrimonio literalmente en la franja fronteriza al abrirse la puerta sobre el muro de metal se conoció en una taquería tijuanense donde trabajaba Evelia Reyes.

“Nos conocimos en una taquería en Playas de Tijuana; ella trabajaba ahí y yo casi estuve yendo diario a comer tacos; después de mucho tiempo la invité a salir un día y el resto ya es historia” comentó Brian Houston, el recién casado.

Brian aprovechó meses después una escapada al Valle de Guadalupe para pedirle matrimonio.

“Planié un fin de semana bien romántico. En el viaje a los viñedos rentamos una casa donde pasamos unos días y ahí le propuse que se casara conmigo. Evelia aceptó y desde ese día comenzamos a planear la boda”, recordó Brian.

Sin embargo surgió un contratiempo que impedía que Brian cruzara la frontera a México y Evelia no podía pasar tampoco a Estados Unidos.

En comunicaciones por celular decidieron probar suerte y solicitar que se les permitiera casarse cuando la patrulla fronteriza abriera la puerta de metal en un evento del grupo Ángeles de la Frontera.

Para su suerte, la propuesta fue aceptada. El 18 de noviembre Evelia llegó a pie por entre las hortalizas junto al muro en Playas de Tijuana y Brian llegó desde San Diego al Parque de la Amistad.

Cuando se acercaron para aprovechar su turno de abrazarse, en solo tres minutos se casaron. Ofició la misa el abogado de migración César Luna, quien se encargó de registrar el matrimonio en el condado de San Diego y en el municipio de Tijuana.

Ambos habían celebrado el acto son precedentes de casarse en plena frontera.

Evelia dijo que la luna de miel “me la quedan a deber, como muchas otras cosas”, pues ninguno de los dos puede todavía cruzar la frontera, así que los besos que se dieron bajo el marco de la puerta de metal el día que se casaron, esos que se volvieron virales en redes sociales, han sido los últimos.

“Conseguimos mandar un mensaje a toda la gente, de que si se lo proponen el amor no tiene fronteras, ni muros”, dijo la esposa.

Brian dijo sentirse satisfecho de que “finalmente nos movemos en la dirección que ambos deseamos, pronto vamos a estar juntos”.

Mientras tanto se comunican mediante videollamadas o se ven nuevamente en fines de semana desde ambos lados del muro en el Parque de la Amistad.

Enrique Morones, el director de Ángeles de la Frontera no descartó que su organización reciba otras solicitudes de parejas que quisieran casarse la próxima vez que la patrulla fronteriza coordine la apertura de La Puerta de la Esperanza, como Morones nombró al evento.

La organización planea solicitar que la patrulla abra la puerta en tres ocasiones el próximo año y para entonces, dijo, es posible que tengan propuestas.

El proyecto de apertura tres veces “todavía no está aprobado, dependerá del próximo jefe de la patrulla fronteriza”, explicó Morones, pero aseguró que su grupo mantiene la consigna de que el amor no tienen fronteras.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com