Un joven de California se declaró culpable de tratar de pasar en contrabando de Tijuana a San Diego un cachorro de tigre de bengala que presuntamente le había vendido un hombre que lo ofrecía en una calle de Tijuana en agosto pasado.

Al declararse culpable, Luis Valencia, de 18 años de edad, dijo que había contactado desde su casa en Perris, California, al vendedor en México –pero no en Tijuana–, antes de viajar a comprar al tigre de seis semanas de edad.

Valencia explicó que el vendedor le envió por correo electrónico una foto del tigre, y que cuando aceptó comprarlo, le dijo que lo enviaría al aeropuerto de Tijuana, donde Valencia tenía que recogerlo y entregar el dinero.

La versión es muy distinta a la que Valencia dijo el 23 de agosto, cuando lo detuvieron al descubrir que transportaba el tigre en un auto lujoso por la garita de San Ysidro.

Valencia había dicho que solo fue a pasear a Tijuana y que en una calle un hombre le ofreció el tigre por 300 dólares y lo compró con intención de llevarlo a su casa en el condado de San Bernardino.

El tigre era transportado en un Camaro nuevo, todavía sin placas; el cachorro iba debajo de las piernas de Valencia, quien ocupaba el asiento del pasajero, cuando fue descubierto.

Al reconocer esas acciones, el joven se declaró culpable de conspiración para tráfico de especie en peligro o amenazada con extinción.

Los cargos tienen una potencial sentencia de cinco años de prisión, pero la condena podría reducirse porque el joven se declaró culpable.

Sin embargo, tendrá que pagar una multa de un cuarto de millón de dólares.

El subprocurador Adam Braverman dijo que “el contrabando de un tigre en el asiento delantero de un automóvil pone en peligro tanto al tigre como al público, haremos responsables a los infractores”.

El cachorro, ahora de poco más de cuatro meses, se encuentra bajo custodia del zoológico de San Diego, donde fue bautizado como “Moka”.

El nombre lo eligieron residentes de San Diego mediante una elección por internet.

El cachorro fue reunido en el zoológico con otro, pero ejemplar de Sumatra, de aproximadamente la misma edad que fue traído de la capital estadunidense.

Según empleados del zoológico, los dos pequeños tigres se han portado como hermanos juguetones desde que se reunieron.

Se estima que en el mundo hay unos 400 tigres de Sumatra y aproximadamente mil 700 tigres de bengala.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com