El congresista Darrell Issa anunció esta semana su retiro, pero al siguiente día dijo que tal vez no.

El legislador republicano, quien ha representado una región del norte de San Diego y del sur de los vecinos condados de Orange y Riverside durante cerca de dos décadas, anunció esta semana que ya no buscará la reelección en los comicios de noviembre.

“A lo largo de mi servicio, trabajé con dedicación y nunca perdí de vista a la gente a la que nuestro gobierno debe servir. Sin embargo, con el apoyo de mi familia, he decidido que no buscaré la reelección en el Distrito 49 de California”, dijo Issa en su mensaje de despedida.

El anuncio fue recibido con júbilo entre decenas de opositores que cada semana, aun con lluvia, se manifiestan fuera de sus oficinas en Vista.

Ellen Montanari, la coordinadora de la protesta semanal de cada martes fuera de las oficinas de Issa desde hace más de un año, dijo a El Latino que el sorpresivo anuncio del congresista significa que “prefiere huir, porque sabe que en las elecciones tendría devastadores resultados”.

“En la elección del 2016 pudo mantener el puesto por apenas un punto porcentual”, y desde entonces en su distrito aumenta el descontento de electores por el presidente Donald Trump y los republicanos.

Montanari dijo que ahora es conveniente que los demócratas se unan en torno a un solo candidato para el puesto que dejará vacante Issa. Los principales aspirantes demócratas son la joven Sara Jacobs y el coronel retirado Doug Applegate, quien sirvió en los marines 32 años y en el 2016 por poco le gana el puesto a Issa.

Pero la celebración todavía no se desvanecía cuando Issa dijo al portal de noticias políticas The Hill que podría permanecer en el congreso, si colega y compañero de partido del distrito vecino, Duncan Hunter, tiene que renunciar por una investigación que se le sigue por posible gasto indebido de fondos de campaña.

La declaración de Issa a ese portal confirma que los dos congresistas republicanos de San Diego enfrentan problemas para mantener sus puestos legislativos.

La bancada republicana en el congreso tiene actualmente una ventaja de 46 congresistas (239-193), pero según análisis políticos, la derrota pro el senado hace unas semanas en Alabama, donde los republicanos pensaban que tenían una victoria garantizada, es una señal de que el congreso se puede revertir.

Por lo menos en California, unos días antes del anuncio de retiro de Issa también había anunciado su salida el republicano Ed Royce, de Fullerton, y el propio Issa dejó ver la posible salida de Duncan Hunter.

Manuel Ocaño