SAN DIEGO.- Se dice que lo recomendable es tirar a la basura los alimentos cuya fecha límite de consumo ha expirado. Sin embargo, existe la creencia entre algunas personas de que “no pasa nada” si los ingerimos posteriormente.

Algunos alimentos empaquetados o enlatados indican la fecha de la duración mínima del producto, lo que no debe confundirse con la fecha de caducidad. En el primer caso se trata del tiempo en el que el alimento pierde sus propiedades óptimas y en el segundo al momento en que se convierte en un riesgo para la salud.

Los alimentos procesados duran más que los naturales porque contienen conservadores para mantener su sabor y para que no caduquen.

Algunos alimentos pueden ser consumidos después de vencida la fecha de caducidad porque aunque han perdido sus propiedades nutricionales no representan un riesgo. Entre estos podemos mencionar las bebidas con alto contenido de azúcares o alcohol y la sal.

En cambio, otros no deben consumirse bajo ninguna circunstancia debido a que pueden ocasionar enfermedades de transmisión alimentaria, que van desde una reacción alérgica hasta graves problemas gastrointestinales o incluso la muerte.

En esta categoría se encuentran los alimentos que requieren ser refrigerados como la carne y los embutidos, los cuales al entrar en contacto con el medio ambiente se contaminan con microbios.

Por lo regular, la leche puede consumirse dos o tres días después de la fecha de caducidad siempre y cuando se conserve en su envase y debidamente refrigerada.

Los huevos en mal estado son fácilmente identificables porque despiden un olor muy desagradable.

La nutricionista Catalina Zavala advierte que hay que obedecer siempre las fechas indicadas por los fabricantes de alimentos. Al consumirlos fuera de la fecha se asume que el alimento va perdiendo paulatinamente su inocuidad, está más propenso a la contaminación y hay veces que sus ingredientes se descomponen.

Por otra parte, el portal especializado Salud180.com informa que “alrededor del 40% de la comida es desechada en Estados Unidos debido a que muchos de estos alimentos caducados en realidad no han sido bien etiquetado, además de que la gente no le ha quedado clara la diferencia entre fecha de caducidad y el consumo preferente antes de determinada fecha”.

De acuerdo con Dana Guners, científica de alimentos del Natural Resources Defense Council de Estados Unidos, “muchos de los alimentos aún pueden ser consumibles pese a la fecha que indican las etiquetas”.

Al respecto, la nutricionista Zavala opina: “para prevenir , siempre doy un año máximo desde su fecha de elaboración”.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com