SAN DIEGO.- Feliz año nuevo son las palabras con las que nos recibió una joven al entrar al evento donde se celebraba el Año del Perro, en una fecha inusual para los que residimos en Occidente.

En efecto, se trataba de un festival que aunque ya es tradicional en San Diego, es una tradición milenaria que data de una de las culturas más antiguas y sobrepobladas del planeta.

Y es que el Año Nuevo Chino, que se celebrará el año próximo, de acuerdo con el calendario del país asiático, cae en el día de la luna nueva más próxima entre el solticio de invierno (del 21 al 23 de diciembre) y el equinoccio de primavera (entre el 20 y 21 de marzo).

Por lo tanto el día equidistante entre los dos, caería entre el 3 y 5 de febrero, pero la fecha de la luna nueva más próxima caería entre el 21 de enero y el 18 de febrero.

Por ello, en 2018 cayó en lo que se conoce como El Año del Perro y así se celebró el sábado 11 de febrero en el estacionamiento antiguo estadio Qualcomm en Mision Valley.

La presencia del famoso y tradicional Dragón chino y de los bailes costumbristas de aquel país, llenaron de colorido, junto el buen humor, la presencia de monjes budistas (que incluye la India, China y Japón), maestros en el proceso de meditación y la que caracteriza a esta milenaria cultura.

Cabe recordar que los asistentes les metían dinero a la boca de los dragones porque si alimentas a los dragones todo el año, tendrás buena suerte durante todo el año, una creencia que data de miles de años.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com