SAN DIEGO.- El de Carlos Ramírez, un Educador Latino nacido en Tijuana, Baja California, México, es un caso que ejemplifica –por si solo- el deseo de superación personal y de vencer las barreras que se le han presentado en el camino para poder salir avante.

Siendo sus padres originarios del estado mexicano de Guanajuato, y quienes, de acuerdo a sus propias palabras, “y como miles, vinieron a la frontera con la esperanza de encontrar una mejor calidad de vida”.

“Mi padre”, describió Carlos, “trabajó duro toda su vida, como albañil, construyendo casas, bardas, haciendo trabajo duro en construcción. Mi madre trabajaba y fue ama de casa. Ahora los dos están jubilados. Ninguno de los dos saben Inglés, salvo palabras y frases mínimas”.

Ramírez, quien hoy tiene 40 años de edad y a quien sus hermanos ‘bautizaron’ como ‘El Coco’, porque lo consideraban muy inteligente, fue traído por sus padres a Estados Unidos en 1989.

“Comencé primer grado en la escuela Secundaria #30 en la colonia Miramar. Y empecé mis estudios en San Ysidro Middle School en el 6to. Grado. Después nos movimos al sur de San Diego y fui a la escuela Memorial, Standly y a Hoover High School”, relató.

“Hermoso sueño hecho realidad”

“Para mí”, afirmó denotando absoluta convicción, “el poder ser educador para apoyar a los latinos es como un hermoso sueño hecho realidad. Estoy firmemente convencido que nuestro Tesoro más valioso es la juventud, y si invertimos nuestros esfuerzos para su mejoría, entonces nuestro mundo será más bonito que el nuestro”.

De entonces a la fecha, este ejemplar Latino fue Maestro, en Taft Middle School, de Recursos para Alumnos en Vías de Aprender Inglés, (ELST, por sus siglas en inglés), en 2009, regresó –pero ahora como subdirector a su entrañable Preparatoria (Hoover High School) y hoy forma parte del Departamento de Adquisición del Lenguaje de SDUSD.

“Trascender en la vida con Éxito, por medio de valores”

Carlos Ramírez ha sido además, un entusiasta y apasionado promotor entre niños y adolescentes del fútbol sóccer, pues así lo hizo varios en equipos infantiles de la liga City Heights Youth Soccer, tanto en el campo de fútbol de Rosa Parks como en el Parque Hollywod de la misma comunidad.

Es que el propio Educador ha sido futbolista y un apasionado de este deporte: “La iniciación y formación de niños (y jóvenes) en un deporte, desde que cumplen 4 años en adelante, pero que también les ayude a trascender en la vida con éxito, por medio de valores”, define.

Y precisa: Estos valores son, dijo,: “honestidad, respeto, responsabilidad, justicia, bondad y conciencia social. En California Bears (uno de los varios equipos que le tocó formar y la obtención de magníficos resultados en lo deportivo, “consideramos que el deporte contribuye tanto física, como social, sicológica y educativamente, al desarrollo de los niños”.

Indicó asimismo que “esos seis valores, han sido demostrados como universales porque promueven el éxito y la ética en el trabajo, la escuela y cualquier otro ámbito de la vida, pues forman parte de la misión y la concepción de cada persona”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com