SAN DIEGO.- En menos de un siglo ser centenario será algo normal. ¿Es sostenible económicamente? ¿Está la sociedad preparada para los desafíos que plantea el nuevo envejecimiento?

Los profesores británicos Lynda Gratton y Andrew Scott retratan en el ensayo “La vida de 100 años” cómo será vivir y trabajar en la era de la longevidad, informa el diario digital elmundo.es.

Un niño que nazca hoy mismo en un país de Occidente tiene más del 50% de posibilidades de vivir más allá de los 105 años. Hace un siglo, sólo un niño de cada 100 podría conseguirlo.

Si usted tiene ahora 20 años, tiene un 50% de opciones de vivir más de 100, y al menos la mitad de los ciudadanos que hoy tienen 40 llegará a los 95. A lo largo de los últimos 200 años, la esperanza de vida se ha elevado a un ritmo constante de más de dos años por década, así que nos encaminamos irremediablemente a una sociedad en la que muchos millones de personas van a vivir mucho más tiempo.

No importa que devores frutos secos, desayunes aguacate, hagas yoga ymindfulness y bebas zumo de papaya todas las mañanas. Da igual. El objetivo se ha conseguido gracias, sobre todo, a la batalla contra la mortalidad infantil y los avances contra las enfermedades crónicas, los problemas cardiovasculares y el cáncer.

No le demos más vueltas a cómo llegar a los 100, sino a qué vamos a hacer cuando sea ya una realidad. La era de la longevidad está a la vuelta de la esquina y el desafío es descifrar cómo vamos a sobrevivir en ella.

Los profesores de la London Business School Lynda Gratton y Andrew Scottpublicaron un libro, editado ahora en España por Abante y que se presenta hoy en Madrid, que reflexiona sobre ello: La vida de 100 años. Vivir y trabajar en la era de la longevidad.

«Estamos inmersos en una transición extraordinaria para la que no estamos preparados», alertan. «Si conseguimos entenderla bien, será un verdadero regalo; ignorarla y no prepararse para ella será una maldición».

En el año 2107 -calculan los autores- ser centenario será algo normal y más de la mitad de los niños de 8 años que conocemos ahora seguirán vivos.

El ensayo de Gratton y Scott dibuja un panorama a medio plazo en el que las personas trabajarán hasta los 70 o incluso los 80 años, habrá nuevos empleos, las ciudades se estructurarán de forma diferente, reajustar las finanzas no será suficiente, seremos jóvenes más tiempo, convivirán más generaciones que nunca y aparecerán nuevas etapas en la vida más allá de la estructura clásica de aprendizaje, trabajo y jubilación. 100 años, 873.000 horas en total, dan para mucho más.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com