LA JOLLA.- El exterior de un hospital fue escenario de una protesta masiva.Cientos de trabajadores del centro médico y del área de medicina de la Universidad de California de San Diego, en el Campus La Jolla, realizaron un paro de labores para exigir aumento salarial y mostrar su rechazo a la contratación de trabajadores externos que usurpan sus funciones.«Una de mis compañeras pidió más días para trabajar pero la universidad se lo negó y lo que hace la universidad es contratar a gente externa para que cubran nuestros días nuestros horarios en vez de darnos más tiempo y aparte traen personal que no está capacitado para cubrir nuestro trabajo poniendo el riesgo el bienestar de nuestros pacientes», informó Arcelia Salazar, trabajadora sindicalizada del Centro Médico de UCSD.

PARO SIMULTÁNEO

La protesta fue estatal porque así como los empleados del Campus La Jolla, simultáneamente hubo manifestaciones en todas las sedes de la UCSD del Estado de California, el pasado 20 de marzo.

«Porque estamos pidiendo igualdad en el trabajo protección en el trabajo y en las especialidades que tenemos queremos que se respete nuestro trabajo y no traigan gente de agencias porque esto afecta a los pacientes y no hay continuidad en los servicios médicos», declaró Bibiano González, uno de los participantes de la manifestación que se desempeña como intérprete de medicina en UCSD.

Más de 400 empleados, desde trabajadores de limpieza hasta enfermeras con licencia vocacional y especialistas en investigación, dejaron sus puestos médicos en el complejo para tomar pancartas y lanzar consignas.

Los inconformes aseguraron que no hubo afectaciones en el centro hospitalario de la UCSD durante el periodo de protesta, «lógicamente se quedó personal adentro (del hospital) a cuidar al paciente mientras nosotros estamos peleando por los derechos que tenemos», asegura Arcelia Salazar.

MANIFESTACIÓN DE 24 HORAS

Empleados que pertenecen a dos sindicatos de trabajadores aseguraron que está podría ser la primera de varias manifestaciones en cada uno de los campus, en caso de que no se respeten sus derechos.

Se estima que cerca de 10,000 trabajadores pertenecientes al Sindicato de Empleados Técnicos y Profesionales de la Universidad (UPTE, por sus siglas en inglés) formaron parte de la huelga temporal.

La UC San Diego permaneció abierta y en funcionamiento durante la protesta y aparentemente no hubo reportes de procedimientos médicos suspendidos.

En mayo y octubre del 2018 algunos empleados sindicales también realizaron paros laborales temporales en las instalaciones de la UCSD.

La Universidad de California, San Diego, permaneció abierta y en funcionamiento durante la protesta y aparentemente no hubo reportes de procedimientos médicos suspendidos. Foto José Antonio Avilés