“SWTA reunirá aportes y datos de maestros que experimentan problemas similares. Esta información alentará al SBUSD a incluir apoyos específicos para los estudiantes y las familias en el LCAP 2019-2020, que será aprobado por la Mesa Directiva del SBUSD en junio de 2019”, anticipó la agrupación de educadores.

IMPERIAL BEACH.- Debido a factores de estrés social, emocional y psicológico, muchos estudiantes “exhiben rutinariamente comportamientos extremos, incluídos agresiones físicas”,

Lo anterior lo consideró Tracy Rolfe, Presidenta del Distrito Escolar South Bay Union (SBUSD), por sus siglas en inglés, al anticipar que el jueves 25 de abril tienen programado reunirse con la Asociación de Maestros de Southwest (SWTA), en un foro que tendrá lugar en la escuela primaria Mendoza, ubicada en el 2050 de Coronado Avenue. La expresión pública está programada para llevarse a cabo de las 3:30 a las 4:30 p.m.

De acuerdo con esta última organización “se han preocupado cada vez más por la falta de apoyo del Distrito para los estudiantes que están en crisis”.

“Sin los servicios de apoyo de consejeros y enfermeras en cada escuela, incluidos los servicios integrales para la familia, se interrumpe el valioso tiempo de instrucción para toda la clase. Los arrebatos severos y frecuentes crean una atmósfera en la que la enseñanza y el aprendizaje se convierten en algo secundario a la gestión de la limpieza de salas y en situaciones violentas y caóticas”, considera asimismo SWTA .

Así, la ex Maestra de primer grado de South Bay, Candice Arancibia, narró a la Junta de Síndicos de SBUSD el jueves 17 de abril sobre sus experiencias. De hecho, Arancibia  denunció que “se tomó una licencia debido a los altos niveles de estrés y abuso antes de renunciar el año escolar pasado”.

En el mismo sentido, la maestra Vanessa Barrera, actual Maestra de la Escuela Primaria Nicoloff, consideró que “todos nuestros estudiantes son capaces de aprender y tener éxito; sin embargo, el SBUSD debe asegurarse primero de que el sistema escolar brinde apoyo a los estudiantes que enfrentan desafíos intensos”.

“Los estudiantes enfrentan la falta de vivienda, la pobreza, los eventos traumáticos en el hogar y las necesidades de salud mental no cubiertas. Creo que lo más traumático para mí fue mirar impotente a mis hijos cada vez que tuvimos una crisis y saber que no podía ayudarlos”, dijo.

No pueden aprender lectura, escritura y aritmética cuando están abrumados por el hambre, la preocupación, el miedo y la ansiedad. El SBUSD tiene una reserva financiera de aproximadamente el 20%, más del 3% requerido. ¿Por qué no están invirtiendo este dinero en los estudiantes?”, se pregunta, por su parte, dicha organización, conformada por educadores.