SAN DIEGO.- Parece que por fin el gobierno mexicano ‘tomó el toro por los cuernos’ en el caso del eterno derrame de aguas negras a las playas de San Diego y Tijuana.

Y es que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México (SRE), por medio de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), firmó un acuerdo de colaboración con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) para trabajar en conjunto para atender los derrames. Ello por instrucciones expresas del titular de la SRE, Marcelo Ebrard Casaubon.

En el mismo sentido, el gobernador de Baja California, Francisco Vega DeLaMadrid informó por su parte que el gobierno de Estados Unidos invertirá $20 millones en la búsqueda de una solución efectiva al problema que representan las aguas residuales que contaminan las playas de ambos países vecinos.

“El objetivo de este acuerdo es determinar los pasos necesarios para que CILA se haga cargo de la rehabilitación, operación y mantenimiento de los sistemas de bombeo que recolectan las aguas residuales del río Tijuana”, se indica en el mismo.

“Este acuerdo marca el comienzo de las acciones necesarias para reparar los derrames de aguas residuales transfronterizas que han dañado la sustentabilidad de la cuenca del río Tijuana. La Secretaría de Relaciones Exteriores ha negociado con diferentes instituciones del gobierno federal mexicano para programar y obtener los recursos necesarios”, se afirma en el acuerdo divulgado por la SRE de México.

“Estos recursos se destinarán inmediatamente al análisis y la solución del problema, que tendrá lugar de manera gradual pero definitiva”, se precisa en el convenio.

El acuerdo de colaboración fue firmado en la Secretaría de Relaciones Exteriores por Francisco Vega de Lamadrid, gobernador del estado de Baja California, y por Roberto Salmón Castelo, comisionado mexicano de CILA.