SAN DIEGO.- Aunque reconociendo, tardíamente, el gran daño físico, emocional y moral que cientos de sacerdotes y miembros de la iglesia han ocasionado con las violaciones sexuales a niños y adultos dentro de sus paredes, la Iglesia Católica, a través de su líder, el Papa Francisco, dejó claro:

Se mantendrá el Celibato (la castidad o voto de castidad que prohíbe el matrimonio y la reproducción sexual a los diáconos, sacerdotes, monjas, obispos o cardenales) y el llamado Celibato Opcional no será aceptado.

No obstante, el propio Papa, el primer latinoamericano que ocupa la jerarquía más importante de El Vaticano, dejó entreabierta la puerta para que en lugares como la región Panamazónica, la jerarquía Vaticana podría autorizar –en determinados casos- que hombres casados pudieran ejercer el sacerdocio. La llamada Región Panamazónica la integran Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Surinam y las dos Guyanas: Francesa e Inglesa.

Creyentes decepcionados

De hecho, esta petición surge en medio de la actual crisis que enfrenta la Iglesia Católica en el mundo debido a los sacerdotes que han cometido abuso sexual en perjuicio de niños y la reciente tendencia de muchos feligreses o creyentes que decepcionados del comportamiento de muchos curas católicos, han buscado cobijo en otras organizaciones religiosas y abrazado el protentismo.

Sin embargo, en San Diego, víctima de uno de los mayores sacerdotes pedófilos anunciaron que presentarán una demanda civil, apoyados en una nueva legislación programada para entrar en vigor a partir de este 1 de enero del 2020.

También en San Diego

Un sacerdote identificado sólo con el apellido Rodríguez, reconoció, de acuerdo con el Abogado local  Irwin Zalkkin, que ha llevado varios de estos casos, el ex sacerdote admitió haber agredido sexualmente, durante 29 años que ofició dentro de las paredes de una Iglesia Católica, a más de 100 niños “y sabemos que hay muchas más de sus víctimas que aún tienen que no han hablado por miedo o vergüenza”.

“Estos valientes sobrevivientes ahora pueden finalmente salir de su sufrimiento para buscar justicia bajo los cambios del estatuto de limitaciones AB 218, que incluyen lo que llamamos una ventana de tres años”, dijo.

Las víctimas

Las cuatro víctimas que se nombrarán en la próxima demanda fueron abusadas sexualmente por el padre Rodríguez mientras eran niños que asistían a parroquias en la Diócesis de San Diego en las décadas de 1960 y 1970.

La nueva demanda civil contra la Diócesis de San Diego detallará las circunstancias de cómo el Padre Rodriguez pudo acceder y abusar de los niños y el abyecto fracaso de la Diócesis para proteger a los niños de los sacerdotes abusivos. Zalkin anticipa que se pueden agregar aún más víctimas a esta demanda antes de que se presente en enero.

Los llaman, tras décadas de silencio

Mientras tanto, la Diócesis de San Diego y otras Diócesis de California siguió llamando a las víctimas a que lo denuncien ante dicha instancia, con la promesa de que s actuará, pero eso no se hizo en décadas en que la Iglesia Católica protegió a estos sacerdotes o simplemente los cambió de parroquia para que no los identificaran.

Vale recordar que durante la segunda semana de agosto de este año, el Obispo de la Diócesis de San Diego, Robert McElroy con el apoyo de 2500 empleados de la misma, pidieron “perdón por los abusos sexuales cometidos en perjuicio de niños (as) y adolescents por sacerdotes y jerarcas de la Iglesia de la Curia Romana y los cuales, en su mayor parte, datan de décadas.