SAN DIEGO.- Nohemí Dueñas es una de las miles de voluntarias que participarán en el conteo del Censo 2020, pero está convencida de que si la comunidad de San Diego contara con mayor información sobre la importancia de contar a todos, no se habría perdido tanto dinero como ocurrió en el condado de San Diego en 2010.

“Si nosotros los Latinos tuviéramos más recursos, más trabajos, mejores carreteras. No tendríamos que pedir Asistencia Pública”, dijo Nohemí quien se lamentó de que en la década hubiera dijo Nohemí quien se lamentó de que en la década hubiera participado tan poco tiempo, “pues no supe hasta el final de su importancia” (del censo), reconoció poco antes de que iniciara su entrenamiento en las instalaciones del San Diego County YMCA Family .

La entrevistada indicó que a raíz de la experiencia del último censo –y a pesar de la amplia publicidad que se dio- muchos niños no fueron contados y el condado, y por consecuencia  agencias, escuelas y hospitales públicas y privadas, perdieron dinero.

Al señalar que este esfuerzo “no tiene nada que ver con migración”, por lo que las personas indocumentadas no deben temer, insistió en que en los últimos diez años mucha gente no se contó. Muchos perdimos esos niños, esas personas mayores, algunos que se iban a Tijuana. Uno de los problemas muy grandes que tenemos son las personas, que a veces se quedan en Tijuana, ya que estamos tan cerca aquí, del Bordo” (fronterizo).

Sobre de hace diez años, Nohemí reconoció que “tristemente yo participé muy poco. Es falta de educación; es falta de saber. Le estamos pidiendo a toda la comunidad latina, que por favor, recuerden: Esto no les va a relacionar en nada con lo que es de migración”.

Esto no tiene nada que ver con migración ni nada. Van a decir, sabes qué, aquí en San Diego tienen 3.5 millones de personas. No, saben qué, nos dimos cuenta que hay muchos más.

“Todos los latinos queremos trabajar, ¿no?, pero a veces no hay trabajos suficientes. Queremos comprar casa, ¿verdad?, pero a veces no hay recursos que porque nos ponen unas tarifas muy altas. Pero si nos cuentan, qué es lo que pasa, nosotros ya estamos dando un paso adelante para que sepan que vivimos, que estamos aquí y que somos fuertes”, afirmó.

Nohemí Dueñas, quien trabaja con varios programas del condado de San Diego como Keep Safety, advirtió que éstos requieren que las personas sean contadas, pues los presupuestos se asignan conforme a la población y las necesidades de las comunidades.

Entre las asistentes a la conferencia de prensa figuró también Jeanette Durán Pacheco, Espcialista de Medios del Centro Regional del Censo de Los Ángeles, quien coindició en la importancia de que en esta ocasión se cuente a las personas y grupos difíciles de contar y que, por diversos motivos, no fueron considerados en el censo de hace una década.